Hermes Trismegisto

 

¿Hermes Trismegisto?

 

AKENATON

 

 

 

Uno de los periodos que más han llamado la atención del investigador y aficionado, es la época Amarniense , que se enmarca en el imperio nuevo egipcio (Segunda mitad del II milenio) y concretamente en la XVIII dinastía. Cronológicamente, el periodo Armaniense abarca del 1358 al 1340 a.C. y se centra en la figura de Amenófis IV, también llamado Ajnatón, Neferkheperure, Aknatón o Amenhotep IV .

 

Amenófis IV hijo del gran Amenofis III se convirtió en el príncipe heredero tras la muerte de un príncipe llamado Tutmosis .Comenzó su reinado otorgándose el título de "sumo sacerdote del Diós Sol ", posteriormente se ideó el nombre de "Re-Harakhty" que significa "Que se alegra en el horizonte en nombre de Atón ". ". El desarrollo de este culto monoteísta no dejaba casi lugar al resto de divinidades tradicionales, cerrando templos politeístas y retirando los nombres de Amón.

 

Con esta revolución religiosa, artística y política, el faraón pretendía reforzar la unidad de Egipto con los territorios conquistados y librarse de los sacerdotes de Amón.

 

Debe tenerse en cuenta que en casi todas las revoluciones existe una duplicidad de protagonistas; Uno de carácter ideológico teorizador y un segundo protagonista de carácter práctico y realizador. Uno de los casos más llamativos es el de Moisés, cuyo verdadero inspirador teológico fue, según algunos historiadores, el singular faraón Ajenatón.

 

 

 

Ajenatón o Akenatón fue un fervoroso enamorado de su esposa principal Nefertiti, la cual desempeño un papel importante en tales cambios, siendo de gran apoyo al faraón, Además de darle seis hijas, fue fiel a su culto, llegando incluso a padecer en vida un glaucoma en su ojo izquierdo a consecuencia de mirar fijamente al sol. Pero Nefertiti no fue la única, la endogamia era corriente en las familias de los faraones para así mantener la pureza de la raza y Ajenatón se casó con una de sus hijas llamada Ajsenpaatón y con ella tuvo una hija que era a la vez nieta llamada Ajsenpaatón-Tashari. Además, parece que Ajenatón se casó con otra de sus seis hijas, la princesa Maketatón. ¿Qué significan tantas bodas entre consanguíneos? Cuando Moisés después del éxodo, vuelve la mirada hacia el pasado y recuerda las escenas del incesto vistas en Egipto, "La casa de la esclavitud", no vacila en prohibir semejante abominación. En el Levítico, podemos leer en el capítulo 18 "…No haréis lo que se hace en Egipto donde habéis morado, ni haréis lo que se hace en Canaán donde yo os llevo…ninguno de vosotros se acercará a una consanguínea suya para descubrirle su desnudez…".

 

Sin embargo para algunas egipcias la idea acerca de lo que los judíos llamaban abominaciones era muy distinta. Las egipcias opinaban que la más bella unión amorosa es aquella en que se conjugan los amores paternal, maternal o fraterno con el amor carnal .Moisés al prohibir el incesto, prohíbe algo más que una costumbre egipcia, si no ¿Qué representa el episodio narrado en el capítulo 19 del Génesis cuando las dos hijas de Lot embriagan a su padre para acostarse con él y tener hijos con él? Moisés prohíbe el incesto judío para prevenir de nuevo el nacimiento de dos grandes enemigos de Israel: Los Moabitas y los Ammonitas.

 

A primera vista parece que la conducta de Ajenatón en el terreno afectivo, es incompatible con su delirio místico-religioso, pero debe tenerse en cuenta que las distintas religiones ejercen presiones de intensidad y de signo muy variado sobre el comportamiento sexual y que en este sentido los dioses egipcios no crearon una moral restrictiva.

 

Amenofis IV no cambió su nombre por el de Ajenatón, que significa “beneficioso para el disco solar” o bien, “Atón está satisfecho”, hasta su quinto año de reinado, estableciendo su residencia y centro de su nueva religión estatal en Akhetatón, “horizonte del disco solar”. El faraón la edificó en suelo virgen, no contaminado por la presencia de anteriores dioses y aunque no se saben las causas de tal elección se sugiere que una de las razones pudo ser la apariencia que tiene el paisaje a un determinado jeroglífico en forma de "Amplio horizonte".

 

Durante su breve reinado sufrió una fuerte oposición por parte de los antiguos sacerdotes, que desde la IV dinastía no habían sufrido una tendencia monoteísta. Un país politeísta con un arraigado conservadurismo se resistió a semejante cambio. Ajenatón descuidó aspectos como la política exterior y la administración del país.

 

Tras la temprana muerte del faraón, los restos de Tell El-Amarna fueron desmantelados, sin embargo aún nos han quedado valiosos testimonios como "El himno al sol”, de Ajenatón, relieves, pequeños objetos, etc. En 1887 se descubrió entre las ruinas de Aketatón un depósito de cartas cuneiformes de virreyes egipcios en Asía , los cuales pedían auxilio al faraón; nunca les llegó. Finalmente los hititas hicieron retroceder las fronteras egipcias hasta Canaán.

 

En cuanto a Moisés, su historia es bien conocida en la Biblia, su educación egipcia y su finalidad monoteísta se asemeja en parte al mítico Ajenatón.

 

¿Pudo haber sido Moisés y Akenatón una misma persona?

 

Es poco probable porque aunque ambos fueron precursores del monoteísmo, existen entre ellos más diferencias que similitudes porque:

 

1.- No existen actualmente evidencias arqueológicas sobre la existencia histórica de Moisés, salvo el Pentateuco, mientras que Ajenatón es conocido desde el descubrimiento de El-Amarna en 1824.

2.- Ajenatón fue faraón durante casi dos décadas; Moisés fue sacerdote y después el caudillo que guiaría al pueblo de Israel.

3.- El faraón tuvo como esposa a Nefertiti, probablemente egipcia, mientras que Moisés contrajo matrimonio con Seforah, mujer de raza etíope o bien de Arabia Saudí.

4.- El monoteísmo del faraón se basa en el culto al sol, mientras que Moisés recoge un culto practicado por los antiguos patriarcas hebreos y lo desarrolla. El culto judío es hacia un Dios "a nuestra imagen y semejanza", el del faraón es en forma de astro radiante. Sin embargo Yahvé se mostró ante Moisés como una zarza ardiendo ¿Hay similitud en esto?

5.- La cronología no encaja; Ajenatón reinó hasta el 1340 a.C. con un margen de error de una década, mientras que el éxodo ha sido situado por la mayoría de los autores entre el 1225-1211 a.C.

6.- Las vidas de ambos personajes discurren por distintos caminos y de seguro que abundan muchas otras distinciones que nos hacen pensar que Ajenatón y Moisés fueron distintas personas.

 

¿Pudo ser Ajenatón el amable faraón que dio la bienvenida a Jacob y a sus hijos?

 

Es más verosímil por el contexto, pero la mayoría de autores piensan que no coinciden las fechas; Jacob y José son de una época anterior, tal vez sobre el 1650 a.C.

 

¿Pudo ser Amenofis III el faraón de la opresión y Akenatón el débil faraón del Éxodo?

 

Aunque el perfil psicológico e histórico del gran Amenofis III encaja perfectamente con el faraón del cautiverio hebreo y las cartas halladas en 1887 procedentes de Canaán sobre las tribus del desierto, mencionan unos "Kharibi" o hebreos, debe tenerse en cuenta que Canaán ya estaba antes poblada por Edomitas, Moabitas y Ammonitas, todos ellos tan hebreos como los hijos de Israel. Así pues, esos documentos no son prueba suficiente para confirmar una aceleración de la conquista de Canaán por parte de los judíos en tiempos de Ajenatón.

 

¿No seria el general Horemheb el faraón que corría tras los judíos cuando estos iniciaban el Éxodo?

 

No olvidemos que hay quien afirma que Ajenatón tuvo un harén de concubinos y que tuvo por favorito al general Horemheb, futuro faraón.

 

De no haber sido Moisés hombre influyente en la corte ¿Cómo habría salido airoso de su empeño? ¿No sería Moisés la misma persona que aquel Thutmés, hijo de Amenofis IV? ¿Cómo desaparece tan bruscamente de la historia la figura de Thutmés sin dejar más rastro que un látigo con su nombre hallado en la tumba de Tutankamón? La palabra Tutmosis con que describen algunos egiptólogos el nombre de Thutmés ¿No se convertiría en la palabra Moisés?

 

Tutmosis significa hijo de Thot, mientras que Moisés viene de Mu-meses que significa "Hijo de las aguas", así la Biblia lo traduce como "Del agua sacado" (Éxodo 2, 10). El nombre en hebreo no es Moisés, sino Moshe porque la "S" es fruto de la traducción del nombre de Moshe a su equivalente griego. Moshe se asemeja a Mashah que significa en hebreo "sacar" y los redactores del Hexateuco señalaron que ese era el origen del nombre, no obstante esto tampoco es coherente porque Moisés fue sacado de las aguas por una princesa egipcia, la cual no le hubiese puesto un nombre hebreo, sino egipcio.

 

¿Cómo se encontraría Moisés tantas veces en presencia del faraón si no era miembro de la familia real? ¿No sacaría Moisés de aquella ciudad del horizonte de Tum el germen del monoteísmo judaico? ¿Es pura coincidencia que los primeros documentos escritos y fundacionales del judaísmo aparezcan después del desastre habido en la ciudad del horizonte de Tum?

 

Lo más probable es que el éxodo tuviera lugar, tal vez de forma paulatina, entre los reinados de Horemheb y Menerptah y que el paso por el desierto hubiese podido señalar un periodo de reagrupamiento de los evadidos. Quizá la apertura del Mar Rojo fuera un simple episodio relacionado con la inundación de alguno de los canales que los egipcios abrieron en el desierto al objeto de hacer un transporte rápido de piedra, o del canal Nilo-Mar Rojo, esto es, el precedente del canal de Suez. Es muy probable que Moisés, por su altísima preparación cultural, tuviese pleno conocimiento de la infraestructura hidrológica de Egipto.

 

¿Pudo haber sido Moisés discípulo de Akenatón?

 

Muchos escritores, en la década de los años sesenta, barajaron esa posibilidad; Moisés como sacerdote se había instruido en las ciencias y letras egípcias y aunque Akenatón ya había sido olvidado, Moisés pudo haber tenido acceso secreto a sus enseñanzas monoteístas , verse influido por las mismas e iniciar el ambicioso proyecto de acaudillar a un pueblo tendente a la idolatría.

 

Se habla de varias similitudes en ambos pensamientos:

-Único Dios , creador de todas las cosas.

-Igualdad entre los seres humanos.

-Bondad y justicia, etc.

 

 AKENATON  MOISÉS
  • Todo país extranjero, por lejos que esté, lo haces vivir.         
  • Las aguas corren por las montañas, descienden a los valles hacia el lugar que tú has fijado.
  • Pusiste el Nilo en el cielo que hacia ellos llega.
  • Haces brotar fuentes en los barrancos, ellas horadan el centro de las cordilleras.
  • Forma las corrientes de agua sobre las montañas, como el verde mar, para regar sus campos y territorios.
  • Desde tus altas cámaras alimentas las montañas. La tierra se sacia con el líquido de tu cielo. La tierra se sacia con el líquido de tu cielo.
  • Desde el alba, desde que tú asciendes por el horizonte, la humanidad está alerta y alzada sobre sus pies.
  • Sale el sol. Sale el hombre a su trabajo.
  • El universo entero se entrega a su trabajo.
  • Trabaja hasta la noche.
  • Los barcos descienden y remontan la corriente. Que numerosas son las cosas que has creado, hombres, rebaños y fieras salvajes.
  • Que numerosas son tus obras, Yahvé, pequeños y grandes animales son movidos por ti, por ti los barcos navegan.
  • Todo lo que está sobre la tierra y camina por su pie, lo que vuela en las alturas con las alas desplegadas.
  • Todos esperan de ti que les des su tiempo y su comida.
  • Pusiste a cada hombre en su sitio y le proporcionaste lo necesario.
  • Tú les das, ellos reciben. Tú abres la mano, ellos se sacian .
  • Cada uno tiene para comer y su vida está predeterminada.
  • Tú escondes tu rostro, ellos se espantan. Tú retiras tu aliento, ellos expiran.
  • Tú, no cesas de alentar para que las criaturas vivan.
  • Tú envías tu aliento, ellos son creados. Tú renuevas la faz de la tierra.

 

Hay autores que van más lejos y piensan, ¿Y si Moisés creó su propia divinidad?

 

Una religión monoteísta suponía una verdadera revolución vanguardista en una época histórica donde ciertos animales, elementos de la naturaleza o los astros eran dioses que regían sus vidas. Las civilizaciones más avanzadas eran politeístas; Grecia, Egipto, Roma; la existencia de un único Dios rompía todos los esquemas.



Gervasio Fornier González, catedrático de geografía crítica e histórica de la edad antigua, escribió en 1906 una magnífica obra titulada "Geografía crítica e histórica de la edad antigua " donde afirmaba con sólidos e interesantes argumentos la posibilidad de que Moisés crease una nueva divinidad "Yahvé" que le permitiría su finalidad política y religiosa.



Uno de los argumentos más curiosos que expone dicho autor es que la famosa frase Bíblica "Dirás a los hijos de Israel, Que Soy el que Soy y El que Es me ha enviado a vosotros" (Éxodo, 5:14-15), nos recuerda a la frase escrita en la lápida del templo del templo de Sais que dice " Yo Soy todo lo que ha sido, es y será y nadie ha descubierto aún el velo que me cubre”, además de estas hay otras similares con inscripciones dedicadas a Ptah, Ra, Ammon, Osiris y otras divinidades.

 

El lector de este artículo habrá notado que a medida que avanza la redacción de este texto, las cuestiones son más atrevidas y arriesgadas, lo cual no significa que no pudieran ser ciertas y llegamos a la última cuestión:

 

¿Y si el Éxodo no existió y personajes como Moisés y Aarón son un mito?

 

Realmente algunos así lo entienden, pero al igual que no se ha podido demostrar la historicidad del Éxodo, tampoco se ha podido demostrar lo contrario. Ciertos autores creen que la historia del Éxodo está inspirada en leyendas egipcias como el cuento del pendiente de la remera y que la historia de Ajenatón influyó en el desarrollo de la mitología judía, plagiando incluso los textos egipcios, de esta forma Moisés y Aarón serían personajes míticos que nunca existieron.