Cristianismo
Cristianismo primitivo
Raíces hebreas
¿Religión o mentira?
Cristianismo y Qumran
Jesús de Nazareth
Contradicciones
¿Existió Jesús?
Concilio de Elvira
Constantino El Grande
Concilio de Nicea
¿Jesús en Cachemira?
Volver a Inicio
PDF Imprimir E-mail

  

¿Fue jesucristo un  guerrillero?

 

  

Otra cuestión que ha sacado a la luz la Historia y puesto más en duda el Nuevo Testamento, es el hecho de que los romanos sólo crucificaban a delincuentes políticos. Desde la época del nacimiento de Jesús, hasta la destrucción final de Jerusalem, hubo docenas de levantamientos contra los romanos. Todos los jefes de esos levantamientos eran llamados "Cristos" por sus secuaces, y todos acabaron crucificados por los romanos. "Cristo" es la palabra griega que corresponde a la hebrea "mesías": "el que viene a salvar". Por ello y otros puntos, ha crecido en los últimos años la certeza de que Jesús fue en realidad un rebelde, un guerrillero que se levantó contra la dominación romana, y que los primeros cristianos, para no sufrir persecuciones, como "subversivos" contra Roma, crearon la leyenda de la personalidad "divina" y no-violenta de Jesús, nombrándolo "mesías".

 

   

No hay que olvidar que el Evangelio fue escrito en ROMA, cuando la persecución contra los hebreos era peor y que los apóstoles salieron huyendo de Israel por cuestiones POLÍTICAS (todos murieron ejecutados por andar alborotando gente).

 

   

Un teólogo suizo, Oscar Cullman, acaba de publicar (1972 aprox.) "Jesús y los revolucionarios", donde demuestra que Jesús era miembro de los zelotas, un partido político ultra-nacionalista que luchaba por la independencia judía.

 

  

Esta teoría ha venido siendo corroborada por los fabulosos descubrimientos de los "Rollos del Mar Muerto" a partir de 1947. Se trata de cientos de pergaminos que se hallaban escondidos en cuevas, todos escritos entre los siglos II antes de Cristo y I después de Cristo. Es decir, son de la época más interesante en relación a la Historia de Cristo. Tanto los rabinos como los jesuitas encargados de traducirlos han sido acusados de demorar la publicación de esos rollos. La razón de la demora es que su contenido es explosivo. Del examen de algunos manuscritos se desprende un cambio radical: que Cristo SÍ era un guerrillero.

 

   

La mayoría de los rollos hablan de un personaje histórico, jefe gnóstico que se alzó contra los romanos, fue martirizado y crucificado, y que luego se apareció a sus fieles. Las ideas y frases de ese "Maestro de justicia" coinciden casi por completo con las palabras de Jesucristo.

 

   

Aunque en los manuscritos ya conocidos no se menciona a Jesús, sí se habla de un grupo de "nazareos" y de un tal Judas de Gamala, llamado "El galileo", que operó contra los romanos por el siglo I D.C. y que murió crucificado.

 

Al margen de los Rollos del Mar Muerto los expertos han descubierto que, en las primeras ediciones del Evangelio, a San Pedro se le menciona siempre como "Simón el Zelota". Esa denominación desapareció en las ediciones posteriores hechas por Roma.   

La inquietud en el Vaticano es muy grande por lo que significaban los Rollos del Mar Muerto y el Papa ordenó (1972 aprox.) silencio absoluto sobre los manuscritos que están en sus manos. Por fortuna, gran parte de los Rollos quedaron en manos de científicos judíos y no católicos, y su pronta traducción y publicación dirá mucho sobre el verdadero Cristo.

 

  

Los famosos rollos o manuscritos del Mar Muerto analizados, por otra parte, por muchos estudiosos que han tomado la tarea como una investigación científica, desechando preconceptos impuestos por dogma religioso alguno, lejos de perjudicar a la imagen histórica o del Jesús histórico, para ser más precisos, hacen mucho más interesante su prédica cuando se corrobora que su mensaje hacia los gentiles, contradiciendo a la ortodoxia farisea de la época, es una estrategia que amplía la base de sustentación para la lucha contra la dominación romana. A este punto se refiere concretamente "La dinastía del Santo Grial" cuando refiere.

 

 

  

Simon Mago (o Zebedee) era la cabeza de los Magos Manasseh occidentales, una casta de filósofos samaritanos que apoyaban la legitimidad de Jesús. Simón fue un empedernido defensor de la guerra contra Roma. Como Apóstol de Jesús, fue el más prominente en términos de status social. También fue un entusiasta comandante zelote, a menudo llamado Simon Zelote. Los Zelotes eran guerreros que militaban por la libertad de la zona y empecinados en vengarse de los romanos. Para las autoridades romanas, sin embargo, los Zelotes eran considerados simplemente lestai (bandidos).

 

   

Otro líder nacionalista de clase alta y de renombre fue Judas, jefe de los Escribas. Los Manuscritos del Mar Muerto fueron creados bajo su tutela y de la de su predecesor, Judas de Galilea, fundador del movimiento Zelote. El Apóstol Judas fue la cabeza tribal de la Manasseh oriental y caudillo de Qumran. Los romanos tenían un sobrenombre para él: Judas Sicarius (una sica era una daga curvada para ser aun más letal). La forma griega de este sobrenombre era Sicariote, la cual pasó a ser, previa corrupción, "Iscariote". Judas era segundo en grado de superiores con respecto a Simón.

 

   

Esta revelaciones en lo que respecta a las interpretaciones que deben tener en cuenta la modificación de determinados vocablos cuando son traducidos o transmitidos en forma de tradición oral a una o más lenguas, de culturas a veces, muy diferentes, no revelan sino la importancia de los documentos escritos en Qumran y hallados  en las inmediaciones del Mar Muerto.

 

  

Uno de los detalles que más llaman la atención es que, para muchos investigadores, la Iglesia debería destacar a los manuscritos como sagrados, en tanto y en cuanto narran la historia en los que fueron los tiempos y los escenarios reales de la fundación de la cristiandad.

 

 

Una palabra suave apacigua la ira, pero una palabra grosera o inarmónica puede producir ira, enojo, melancolía, odio o triszteza. Dicen que le silencio es oro, pero tal vez sea mejor decir "Es tan malo callar cuando se debe hablar, que hablar cuando se debe callar".

 

  

Hay silencios delictivos, hay palabras infamantes. Debemos calcular con nobleza el resultado de las palabras habladas, pues muchas veces se hiere a otro con las palabras expresadas de forma insconsciente.

 

  

Las palabras de doble intención producen graves lesiones en la mente. Nunca se debe condenar a nadie con la palabra, porqué jamás se debe juzgar a nadie.

 

  

La maledicencia y la calumnia han llevado al mundo al dolor y a la amargura, a los largo de su historia.

 

 

Entre las obras citadas el análisis más minucioso y profundo sobre los rollos del Mar Muerto lo constituyen la citada "Bloodline of de Holy Grail" (El Linaje del Santo Grial), y la obra de Michael Baigent y Richard Leigh, “El Escándalo de los Rollos del Mar Muerto” . Las Revelaciones que hacen temblar al Vaticano.

 

  

Ambas obras aportan revelaciones que producirían un cambio revolucionario en el dogma hasta hoy sostenido y es justamente la citada en este informe en el primer párrafo, la que traduce una serie de vocablos que dan a la historia bíblica un cambio esencial en cuanto a lo que se ha enseñado por siglos respecto del origen dinástico de Jesús, su vida, su lucha y sus enseñanzas. La Polémica por demás extensa continúa con los avatares de la comisión de estudio, controlada por el Vaticano, que hasta hoy sigue manteniendo un misterioso silencio sobre los rollos del Mar Muerto.