Escándalos
Pablo VI
El General Gotovina
El Papa Masón
Belver de Cinca
El Caso Belver
MI6, CIA, Mossad, etc...
Gary Webb
Pelea entre cristianos
Apariciones Marianas
Justicia social
Asombroso discurso de un veterano
La derrota de Pedro el Grande
Información y manipulación
Manifesto ambiental de Noah sealth
Vover a Inicio
Google


El general Gotovina PDF Imprimir E-mail

 

 

En unas declaraciones que publicó el diario británico The Daily Telegraph el 20 de septiembre de 2005 la fiscal del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia, Carla del Ponte, acusó a la Iglesia Católica y a la jerarquía vaticana de proteger al criminal de guerra croata Ante Gotovina: El Vaticano podría señalar exactamente en cuál de los 80 monasterios católicos de Croacia ha encontrado refugio el general Gotovina, dijo Del Ponte.

 

La fiscal suiza dice estar decepcionada en extremo por el muro de silencio del Vaticano, tras meses de llamamientos secretos a altos funcionarios del Vaticano, incluido uno directamente dirigido al papa Benedicto XVI, todos ellos sin éxito.

 

El general Gotovina, es una de las personas más buscadas por crímenes de guerra en la antigua Yugoslavia.

 

Tengo información de que [Gotovina] está escondido en un monasterio franciscano y que la Iglesia católica le protege. He tratado el asunto con el Vaticano, que se niega tajantemente a cooperar conmigo, denunció Carla del Ponte.

 

En julio de 2005 la fiscal viajó a Roma para transmitirle esas informaciones sobre el paradero de Gotovina al ministro de Asuntos Exteriores del Vaticano, el arzobispo Giovanni Lajolo. Éste dijo no poder ayudarla con la excusa de que el Vaticano no es un Estado y no tiene obligación de ayudar a las Naciones Unidas a perseguir criminales de guerra. El portavoz vaticano, Joaquín Navarro Valls, se refirió al encuentro que la fiscal suiza mantuvo en julio de 2005 con el ministro de Asuntos Exteriores vaticano y dijo que éste recordó que la secretaría de Estado no es un órgano de la Santa Sede que pueda colaborar institucionalmente con los tribunales.

 

En un comunicado oficial, el Vaticano señaló que está a la espera de que Del Ponte le proporcione pruebas sobre la supuesta protección al criminal de guerra.

 

La misma actitud ha adoptado la Conferencia Episcopal de Croacia quien ha asegurado que no tiene conocimiento alguno, ni siquiera indicios, sobre dónde puede hallarse Gotovina.

 

Carla del Ponte, que es católica, se manifestó doblemente decepcionada por la actitud el Vaticano. La fiscal pidió a Roma que repudiase una reciente declaración del obispo de Gospic y Senj, Mile Bogovic, en la que el prelado denunciaba al Tribunal Penal Internacional para Yugoeslavia como un tribunal político decidido a tergiversar el pasado de Croacia.

Gotovina lleva en paradero desconocido desde 2001, cuando fue acusado de crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. Antiguo oficial de la Legión Extranjera francesa, el general croata supervisó y toleró la matanza de al menos 150 civiles serbios y la deportación forzosa de cerca de 200.000 tras una ofensiva en 1995 para imponer de nuevo el control croata en la región de Krajina.

 

El gobierno croata también es cómplice y, a su vez, fue acusado de una cooperación insuficiente con la comunidad internacional para dar con el paradero del general Gotovina.

 

El hecho no es nuevo: cuando durante la II Guerra Mundial los nazis crearon una Croacia independiente, los campos de concentración allí ubicados eran mantenidos por monjes franciscanos.