Cristianismo
Cristianismo primitivo
Raíces hebreas
¿Religión o mentira?
Cristianismo y Qumran
Jesús de Nazareth
Contradicciones
¿Existió Jesús?
Concilio de Elvira
Constantino El Grande
Concilio de Nicea
¿Jesús en Cachemira?
Volver a Inicio
PDF Imprimir E-mail
 

 

Constancio I Cloro

 

Marcus Flavius Valerius Constantius, nació en Eboracum el año 224. Emperador romano del 305 al 306, llamado el Pálido. De origen irilico, fue designado cesar por Diocleciano cercano al emperador Maximiniano, encargado de defender el Occidente.

 

Adepto al culto del sol ( Sol Invictus ), abrazó el cristianismo, posiblemente por su concubina Helena.

 

Aplicó con moderación el edicto del 303 contra los cristianos. Una vez ascendido a augusto (emperador), después de la abdicación de Diocleciano, el primero de Mayo del 305, adoptó el nombre de césar Severo recomendado por Diocleciano.

 

Murió en el 306, cuando preparaba la candidatura al título de césar del hijo que había tenido con Helena, Constantino (el futuro Constantino el Grande). Fue fundador de la segunda dinastía Flavia.

 

DINASTÍA FLAVIA

 

Nombre que se dio a las dos dinastías que gobernaron el imperio romano.

 

Primera dinastía – Iniciada por una familia de la Sabina, la primera dinastía Flavia la inició Tito Flavio Petrus, centurión que luchó junto a Pompeyo en Farsalia. Su hijo Flavio Sabino Publicano, tuvo dos hijos; el menor, Tito Flavio Vespasiano, emperador, del 69 al 79 aC escogió el apodo del gentilicio materno Vespasiano. Sus dos hijos, Tito (79-81) y Domiciano (81-96), le sucedieron. La disnastía se extinguió con este último.

 

Segunda dinastía – De origen Ilírico, fue fundada por Constancio I Cloro i continuada por su hijo Constantino el Grande, que hizo del cristianismo la religión del imperio, pese a los intentos de restaurar el paganismo por parte de su último heredero Julián el Apóstata (361-363).