Juan Pablo I
La Historia
La Extraña Muerte
La Logia P-2
Investigación
Licio Gelli
Mafia y Vaticano
Los Motivos
Epílogo
Volver a Inicio
Google


La Historia PDF Imprimir E-mail
 

 

LOS SEIS PRINCIPALES SOSPECHOSOS


PAUL CASIMIR MARCINKUS

 

Paul Casimir MarcinkusNació el 15 de enero de 1922 en Cicerón, Illinois, y se ordenó sacerdote en 1947. Recibió el  Doctorado en derecho canónico en la Universidad Gregoriana, Roma y fue puesto en la sección inglesa de la oficina del Ministro de Asuntos Exteriores del Vaticano, Roma.

 

Después de los viajes de deber en Canadá y Bolivia, en 1959 fue designado en el  departamento del Ministro de Asuntos Exteriores, Roma.

 

En 1964 fue el asesor del Papa Pablo VI, adquiriendo el apodo de "el Gorila".  Después de acompañar al Papa por varios viajes se había convertido también en su traductor personal y consejero de seguridad. Marcinkus se hizo amigo personal del secretario del Papa, el Padre Pasquale Macchi.

 

Varios años más tarde, fue nombrado obispo por el Papa Pablo VI, e inmediatamente fue nombrado secretario del Banco del Vaticano. ¡Marcinkus no tenía ninguna experiencia bancaria anterior!

 

En 1973 fue investigado por el FBI por su participación directa en el lavado de dinero de la mafia por el Banco del Vaticano.

 

El 28 de septiembre de 1978, Marcinkus decidió que debía ser substituido como jefe del Banco del Vaticano por Monseñor Abbo,  el 29 de septiembre.

 

El 29 de septiembre, a las  6:45 de la mañana. Marcinkus en el patio cercano al Banco del Vaticano dijo que había encontrado al Papa Juan Pablo I muerto. La residencia de Marcinkus no estaba dentro del Vaticano, sino a 20 minutos de allí. No conocía que fuera muy madrugador. Su presencia en el Vaticano a aquella hora nunca ha sido explicada.

 

El 28 de septiembre de 1981, el Papa Juan Pablo II promovió a Marcinkus a arzobispo y pro presidente de la Comisión Pontifical del Estado de la Ciudad de Vaticano, un cargo de gobernador virtual, conservando su puesto como el jefe del Banco del Vaticano.

 

A pesar del motivo y el acceso, Yallop no coloca a Marcinkus en lo alto de la lista de sospechosos.