Sufismo
Sufismo
Los siete niveles
Los Nombres de Allah
Derviches
Danzantes
Volver a Islam
PDF Imprimir E-mail
 

 

El Trabajo de los Sufíes existe en la actualidad difundido por todo el mundo y hacer contacto con el mismo no es ningún misterio ni requiere de pruebas imposibles. Es un Trabajo para personas que tienen la capacidad de beneficiarse con él y ser funcionales dentro del mismo.

 

No hay algo tal como reclutamiento, proselitismo o conscripción de socios...no hay lugar para la fantasía afiebrada y pensamiento mágico, es un Trabajo duro, serio y responsable que dura toda una vida...y rinde sus frutos de acuerdo a la calidad y esfuerzo invertidos en el.

 

Es requisito indispensable la estabilidad psicológica y emocional.

 

Todos estos puntos de referencia que aquí he mencionado más otros miles más están mencionados de manera más precisa y documentada en cientos de libros de Maestros autorizados de nuestra Tradición, antiguos y actuales, todos disponibles en numerosas librerías especializadas. El material correcto esta siempre disponible...el contacto con el Trabajo también.

 

Es y siempre a sido una situación clara que en el Trabajo de los Sufíes, las técnicas siempre son indicadas en forma específica y puntual para cada buscador, siempre y cuando este se halle debidamente iniciado en una Orden Sufí reconocida y operativa en los tiempos actuales.

 

Hay cientos de Órdenes dispersas tanto en oriente como en occidente y como toda cosa de este planeta no son invulnerables a la desviación, confusión, corrupción y pérdida de potencial operativo.

 

Es responsabilidad de los Custodios de la Tradición el mantener a través de los tiempos y las diversas culturas la operatividad de los Trabajos que estén "a tono" con las circunstancias de las necesidades humanas y planetarias o cósmicas, así también como su formulación externa para ser debidamente absorbida sin conflictos culturales o sociales que afecten la operatividad de tal Trabajo y el medio en el que es Proyectado.

 

Hay en occidente varias Órdenes en estado operativo y entre ellas se destacan la Naqshbandi, la Yerrahi-Halveti, la Mevlevi, la Qadiri y otras más en menor grado. Cada una con su respectivo Maestro vivo y real, accesible y conocido para quien lo busque.

 

La variedad de tal trabajo responde a necesidades tanto técnicas, geográficas como  también históricas. El buscador occidental puede sentirse tranquilo y prescindir de los  costosos y difíciles viajes a oriente puesto que cuenta, con total seguridad, de alguna  forma de contacto o presencia de este Trabajo en su zona geográfica cercana.

 

Los Trabajos de cada Orden tienen el mismo objetivo final pero distintas técnicas y formulaciones. Tal punto puede comprobarse en forma clara y definitiva  con la lectura de los distintos textos clásicos de los Maestros Sufíes de cada época.

 

La forma normal que una persona entra en contacto con este Trabajo es a partir de la lectura de parte del más de un centenar de libros Sufíes en castellano totalmente  accesibles en este país. Existen también ciclos de lectura y seminarios abiertos al público en general que se publicitan por los canales habituales para estos temas.

 

El Camino Sufí se presenta sin misterios ni pruebas épicas...es un Trabajo duro y concreto que sin duda mejora como mínimo la calidad de vida de la persona y su armonía con la familia o comunidad y su alcance profundo...solo Dios sabe el Destino de cada Alma.

 

Ciertamente engloba aspectos que el público común no conoce y también otros que la mayoría de los iniciados tampoco conoce y son temas de Trabajo especifico fuera de la enseñanza, más bien relacionados con la circulación de energías específicas para el desarrollo humano y la continuidad del Camino.

 

Es claro que la base fundamental del Trabajo Sufi descansa sobre la revelación Coránica. No hay técnica que no tenga su base en algún aspecto mencionado en el Sagrado Corán. Así también, cada Cadena de transmisión de enseñanza o Silsilat se remonta hasta el Profeta Muhammad mismo, la Paz y las Bendiciones sean sobre  Él o alguno de los cuatro Califas del Islam primigenio.