Islam
Qué es el Islam
Allah
Ismael
Muhammad
El Corán
La Fe
La Mujer
Doctrina
El Hadiz
Sufismo
Vídeos
Volver a Inicio
PDF Imprimir E-mail
 

 

Escribe el Saîîed Sharafuddîn: "El Imam ‘Ali y sus seguidores desde el principio pusieron mucha atención a la escritura del Hadîz. La primera cosa a la que ‘Alî desde el comienzo puso mucha atención, fue la escritura completa del Sagrado Corán, la cual recopiló luego de la muerte del Profeta por orden de revelación y en la que indicó los diferentes aspectos que presenta en lo que se refiere a: lo general y lo particular, lo incondicional y lo restringido, lo concluyente y lo alegórico, etc. Después se dedicó a compilar un libro para su esposa Fâtimah, el cual es conocido entre sus hijos con el nombre de "Sahîfat-u Fâtimah". Después escribió un libro sobre "los precios de sangre" (ad-diât), que se denomina As-Sahîfah. Ibn Sa‘d lo citó al final de su famoso libro Al-Yâmi‘ con una cadena de transmisión que llega al Imam ‘Alî. Entre los recopiladores shiítas se contó Abû Râfi‘, quien escribió el libro As-Sunan wal Ahkâm wal Qadâîah (Tradiciones, reglas y cuestiones)

 

Escribe el Saîîed Hasan Sadr: El primero de entre los shi‘as (seguidores) de ‘Alî  que se dedicó a compilar libros fue Abû Râfi‘, el sirviente del Mensajero de Dios.

 

Abû Râfi‘ escribió el libro As-Sunan wal Ahkâm wal Qadâîah, y también su hijo, que se contaba entre los seguidores de ‘Alî Ibn Abî Tâlib, escribió un libro sobre la ablución y el rezo y el resto de las materias del Fiqh o jurisprudencia islámica.

 

Abû Hanîfah describía al Imam As-Sâdiq diciendo: "Él es mi libro". Cuando esas palabras llegaron a oídos del Imam As-Sâdiq, se sonrió y expresó: "En cuanto a lo que dice que soy un libro, es verdad, pues yo he leído los libros de mis padres".

 

Asimismo, los Imames -con ellos sea la Paz- han transmitido muchas narraciones del libro de ‘Alî  el cual permaneció con ellos como legado, y a veces lo leían a sus seguidores.

 

Narró Muhammad Ibn Muslim que Abû Ya‘far Al-Bâqir le hizo leer las páginas sobre "los preceptos divinos" que fueron dictadas por el Mensajero de Dios y escritas por la mano de ‘Alî . En ellas leí:

 

"Si una mujer muere y sus herederos son su esposo y sus padres, entonces al esposo le corresponde la mitad, y lo demás se divide en tres partes, de las cuales dos son para la madre, lo que conforma un tercio del todo, y para el padre es el resto que conforma un sexto del todo".