Orden del Temple
La Historia Secreta
Nueve Caballeros
El Sello Templario
Císter y el Temple
Vírgenes negras
Volver a Inicio
PDF Imprimir E-mail


ImageEl escritor e investigador Alain Demurger nos dice refiriéndose al sello del Temple: "El sello, o los sellos, por demás del que representaba a la autoridad de la Orden, existía también el sello del Maestre, más personal".

A un lado, una cúpula simboliza la casa del Temple en Jerusalén, la Cúpula dorada del Templo del Señor, coronada por una cruz, que los Templarios eligieron para representar su Orden (Ancorada o Paté) y que no hacía la menor referencia al Templo de Salomón.
El Templo del Señor figura también en el sello del reinado de Jerusalén, con la Cúpula del Santo Sepulcro, abierta para dejar pasar el fuego de Pentecostés. Ambos encuadran la Torre de David.

Eran sellos como hemos dicho particulares del Gran Maestre, en los dos más comunes podemos ver la mezquita de la Roca como ya hemos dicho con la inscripción: S. TVE TEMPLI XPI. Lo que significaría: Sigillum Tumbe Templi Christi.

Otro de los sellos de esta "categoría" en el que se ve esquematizada la doble puerta y el triple recinto propios de las construcciones templarias, lleva la leyenda: MILITEM P... SAT. Y hemos observado otro muy similar con la inscripción: TEMPLO DE CRISTI.

A este respecto el escritor René Lachaud nos dice:
-"Es el sello de los Maestres del Temple más antiguo: Tiene representada la actual Mezquita de Omar, que corona la explanada en la que antaño se erigía el Templo de Salomón. Un poco más abajo está situada la mezquita de Al-Aqsa o mezquita del Ángulo, que también formaba parte de la casa capitana de la Orden. El Rey de Jerusalén, Baudouin I, cedió esos edificios a los Templarios después de instalarse en la vecina Torre de David.

La Orden los restauró por completo y ejecutó transformaciones importantes en 1142, fecha en que bautizó el complejo con el nombre de Templo del Señor.
El modelo de esa cúpula aparece en el año 1115 en un sello de Baudouin que muestra el Santo Sepulcro extrañamente unido con la Cúpula de la Roca.
No hay que perder de vista que los Templarios no eligieron el símbolo del Santo Sepulcro, cuya custodia les había sido encargada, sino la Cúpula de la Roca, el lugar en el que Hugo de Payens había fundado su Orden. 

La Cúpula ocupa el centro del sello. Forman la cúpula una arquería de cuatro arcos y cinco columnas y la cúpula propiamente coronada por la Cruz. 
Existen distintas versiones del grafismo; la cúpula es lisa o estriada,la arquería más o menos importante, pero la inscripción es siempre la misma: "De Templo Cristi", es decir el Templo de Cristo.

Los Maestres del Temple de Francia emplearon otra adaptación del sello con un dibujo más estilizado y con la inscripción "Mil Templi Sal" que significa: Los Soldados del Templo de Salomón.
Y justamente esa referencia al Templo de Salomón arroja luz sobre la lectura del sello. El Templo de Salomón es ese lugar de Paz profunda que debían de defender los Templarios "guardianes de la Tierra Santa".
Hemos de tener en cuenta que el emplazamiento del Templo de Salomón es un lugar sagrado para los cristianos, pero también, lo es para los judíos y los musulmana. 

ImageLa otra cara del sello de los Templarios ha suscitado en mayor grado la curiosidad de los escritores e historiadores. Representa a dos Caballeros del Temple montando el mismo Caballo, acompañados de la leyenda siguiente: "sello de los Caballeros de Cristo".
Se le han dado interpretaciones diversas. Prestando fe a los cronistas ingleses, se ha pretendido ver en ella el símbolo de la pobreza primitiva de la Orden.

"Este año comenzó la Orden de los Templarios que eran tan pobres al principio que dos hermanos cabalgaban un solo caballo, lo que hoy está esculpido en el sello de los Caballeros Templarios para exhortar  la humildad".
La explicación es inverosímil. Los primeros Caballeros eran "pobres", sin duda, pero eran Caballeros. La regla indicaba que cada uno podía tener dos caballos.

Por consiguiente, se ha buscado otra razón. El sello simboliza la unión y la entrega. Aunque ciertos historiadores hayan querido ver en los dos Caballeros a los dos fundadores de la Orden, Hugo de Payens y Godofredo de Saint-Omer, hay que retener el simbolismo del buen entendimiento, la armonía y la disciplina que deben reinar en la Orden.
Algunos artículos de la regla aclaran este simbolismo, en particular el articulo "sobre las escudillas y los vasos": "en lo que respecta a la disposición de las escudillas, que los hermanos coman de dos en dos, a fin de que  uno se provea con lo del otro, para que aprecien la vida en la abstinencia y en el hecho de comer en común" (artículo 25).

No significa forzosamente que los Templarios comiesen dos en la misma escudilla, como se ha repetido con demasiada frecuencia, aunque en la práctica era frecuente en la Edad Media.
Se recomendaba también partir los panes juntos. La regla se dirige a cenobitas y ermitaños. Insiste sobre la vida en común. 

A este respecto el escritor René Lachaud nos dice: "Antes de lanzarnos a interpretaciones más sagaces podemos reírnos de la ingenuidad de Pierre de Palaude, de la Orden de los hermanos Predicadores, que participó en el proceso al Temple. De Palaude pretende muy seriamente que los dos Caballeros eran el Diablo y un Templario que le había vendido su alma para no morir en el combate. Se trata de un testimonio infantil e impregnado de la obsesión demonológica de los clérigos medievales.

Los dos caballeros son, en primer lugar, una imagen apenas disfrazada del simbolismo de los gemelos, que es un tema mayor de la Caballería, un mito antiguo enraizado en la antigüedad egipcia y griega, y cuyo exponente son los gemelos místicos Osiris y Set, o Castor y Pólux, uno de los cuales es mortal y el otro inmortal.
En el contexto templario los dos jinetes representan a un monje y al Caballero, es decir, la unión de la función guerrera y sacerdotal. La iluminación gnóstica permite encontrar la complementariedad entre la sombre y la luz, entre el bien y el mal.