Mariam di Civitas Murata
María
Introducción
Comienzo
Continuación
Continuación (2)
Resumen
Resumen (2)
Estas sufriendo de dolor egoísta
Ahora vamos a hablar de tu infancia
Miedo y complejos
Auto-crucifixión
Sobre la redención de almas
Rostro en el Éter
Pléyades y Magia
Cuadratura del círculo
Háblame de Dios
Sobre el conocimiento y la sabiduría
La expansión de la consciencia
Solo quiero cantarte Padre mío con mi corazón
Semana de la Pascua
Kabalah y cuerpo atómico
En el Amor no manda más que el corazón
Sobre el Zohar
Sobre la Cruz del Temple
Constructores
Amado Padre
Sobre la Madre - A
Sobre la Sabiduría
Sobre los difuntos
Sobre la Eucaristía
Sobre el demonio
Sobre los falsos Maestros
Sobre el Universo
Sobre Cristo y la inmortalidad
Sobre el Reino
Sobre la Ramera
Sobre las almas gemelas
Diferencia con un medium
Sobre la manipulación
Sobre la Iglesia
Y el Espíritu del Señor
Y así dice el Señor
El Adviento
Sobre las leyes del Karma
La Presencia santificante
Sobre el Hijo original
Manifestación
Sobre la fe
Sobre la pecadora
Volver a Inicio
Google


Sobre la pecadora PDF Imprimir E-mail

31 de Octubre 2.004

 

             Paz y Amor Señor que Tú Luz descienda sobre mí. Soy tan imperfecta Señor, que no entiendo que hayas puesto Tu mirada en mí ¿Por qué no elegiste a otro que te sirviera mejor?

 

Amada hija mía, hoy se cumplen 14 años desde el primer día que recibiste Mi luz. Muchas cosas han ocurrido desde aquel día, muchas pruebas soportadas, muchas victorias y fracasos; toda una amplia gama de vivencias. Más hay que decir a favor tuyo que, poniéndolo todo en una balanza lo que pesa, han sido los actos acertados más que los erróneos.

                Posiblemente no has de merecerte el esfuerzo que se te ha dedicado, posiblemente -porque todo es posible-, mas si se te ha dado,  ha sido por ser en tu vida el amor a Mi,  lo que te ha salvado.

 

             ¿Por qué no elegiste a otro que te sirviera mejor?

 

Porque mis planes no son humanos, y porque en mi plan se contempla antes al que no tiene con posibilidad de tener, que al que tiene.

¿De que me vale un hombre que haya alcanzado ya la maestría? ¿Para que voy a inducir al que ya está en el camino correcto? ¿Crees que vengo a salvar a los que están vivos o a los que están muertos?

 

Yo Soy Quien levanta al que está caído, el que da agua al sediento y pan al hambriento. Tú buscabas bebida de Dios y Yo vine a darte de Mi agua. Vine y te elegí a ti, y ¿Por qué no podría haberte elegido a ti?

Dime una sola razón para no hacerlo.

 

             Pues porque no soy merecedora Señor, no lo soy.

 

Puedo rebatir tus palabras con estas.

Si tú no eres merecedora, nadie sería merecedor, porque todos nacéis con la señal del pecado, más a los pecadores visito en su casa, me mezclo entre el pueblo y los pobres, son mis amigos el publicano y la prostituta, y me siguen millones de pecadores más, y si no me manifiesto a ellos, es porque no gozan del amor incondicional por Mi, porque si me amaran con toda la fuerza que hay en su corazón, ellos tambien podrían escucharme como tú lo haces.

Entiende M.  que solo es el amor tan grande que sientes por Mi, siendo una pecadora que se salta las reglas, el que hace que Yo te visite. Ese amor y esa fe que te han empujado siempre, a cumplir lo que Yo te digo.

 

Podrías haber dudado o tambien haber renunciado, más a cambio de renunciar a aquello que era mundano, me encontraste a Mí.

Podrías haber desoído mi Palabra porque Yo no obligo, ya ves que puedes estar a diario o una vez al año, y sigo haciéndome presente en tu vida. Más siempre que te dije: renuncia, tú renunciaste; cuando te dije: sacrifica, tú sacrificaste; cuando te dije: perdona, tú perdonaste. ¿Qué diferencia existe entre tú y un ser que alcanzó la maestría? Pues ninguna, es solo cuestión de tiempo; los pasos hacia tu liberación ya fueron dados.

 

Hoy es especial, y lo será siempre para ti, el 31 de Octubre es el último día del año, el día 1 de Noviembre es la conmemoración de todos los Santos y cada Santo es un ser viviente en Mi Reino.

El Espíritu de la Santidad es el “aparato” que se pone en marcha para descender sobre la tierra hacia toda mente, hacia toda conciencia viva, desde las aves del cielo hasta la florecilla silvestre, y ese espíritu deja sobre la vida el dulce aroma perfumado de su santidad, deja la bella prenda de su divina Providencia.

 

El Espíritu de la Santidad que desprenden las vidas de todos aquellos seres extraordinariamente elevados, que forman una cadena que va desde la tierra hasta los últimos confines de este universo, y cuya cualidad única es el amor que sienten por Mi Hijo,  Unigénito del Padre, y al que cantan con la voz más hermosa, diciendo: Santo, Santo, Santo

 

             Señor, gracias. Creo que estoy cansada.

 

Así es. Paz y Amor y venturoso día de hoy M.