Conspiraciones
La teoría conspirativa
Los Illuminati
La Comisión Trilateral
El Gobierno Mundial
El nuevo orden Mundial
El Proyecto HAARP
Chemtrails
¿Desastres provocados?
La red 'ECHELON'
El Proyecto MK-Ultra
El Guardián entre el centeno
Documento Global 2000
Principio y fin de la crisis
El Plan Andinia
Los amos del mundo
Facebook, control social
RFID ¿Usurpación de identidad?
El VeriChip
Los 'amigos' de Facebook
Gobiernos ocultos
Los sinarquistas exigen una moneda mundial
Asombroso discurso de un veterano de guerra
Nikola Tesla el genio olvidado
Volver a Inicio
Vendiendo la enfermedad
Google


PDF Imprimir E-mail

Un "11 de septiembre económico"


Los sinarquistas exigen una moneda mundial

 

 

por Richard Freeman

 

El ex redactor del Wall Street Journal, Robert Bartley—quien atacara al precandidato presidencial estadounidense Lyndon LaRouche por denunciar los planes facistas de la camarilla gallinazi "straussiana" de Washington—, ahora propone en medidas sinarquistas para lidiar con el derrumbe económico en marcha: una moneda mundial y un banco central global únicos.

 

Así, Bartley, quien no hace mucho participó en una reunión secreta de banqueros y financieros internacionales en Siena, Italia, planteó exactamente lo que LaRouche advirtió: un plan para crear un "11 de septiembre económico", desplomando el dólar y el crédito estadounidense para imponer un control de emergencia de las finanzas internacionales (ver Resumen ejecutivo, 1a quincena de agosto de 2003). En su advertencia, LaRouche señaló lo que muchos ya sospechaban, que la colosal incompetencia del Gobierno y la Reserva Federal estadounidenses, que aceleró el ritmo del derrumbe económico, puede revelar una intención implícita de los círculos de la banca central. El anuncio de Bartley es la "respuesta de los sinarquistas a La Rouche".

 

El llamado de Bartley para crear una moneda única mundial, que sería emitida por un poderoso "banco central supranacional", apareció el 30 de junio en el Wall Street Journal, del cual Bartley fue redactor por 15 años. Según Bartley, el nuevo sistema sería uno de patrón oro al estilo del británico del siglo 19. El furibundo ataque de Bartley contra LaRouche se publicó el 9 de junio, para desacreditar The Children of Satan (Los hijos de satanás), un folleto que emitió LaRouche in 2004, el comité de la campaña presidencial de éste, del cual circulan casi un millón de ejemplares. En él se desenmascara a la red sinarquista en torno al vicepresidente Dick Cheney —la cual ha tomado las riendas de la Casa Blanca enarbolando una política de guerra perpetua global— y la fidelidad común de esa red a las ideas de Leo Strauss, el filósofo fascista de origen alemán.

 

En esa diatriba, Bartley se proclama como un viejo promotor de los halcones belicistas straussianos. En su propuesta del 30 de junio, Bartley promueve a la turba de financieros sinarquistas ligados estrechamente a los straussianos de Cheney, que quieren crear una emergencia económica para imponer un banco central supranacional.

 

El vínculo que Bartley y el Journal pusieron al descubierto es congruente con el creciente ritmo de desintegración del sistema económico–financiero mundial. El 25 de junio la Junta de Gobernadores de la Reserva Federal de los Estados Unidos, encabezada por su presidente Alan Greenspan, redujo la tasa de interés de los fondos federales en un cuarto de punto porcentual, a 1%, su nivel más bajo desde 1958. El propósito de bajar las tasas de interés a casi cero, es acelerar la emisión excesiva de dinero por parte del banco central en cantidades sin precedentes, para tratar de apuntalar las burbujas financieras internacionales restantes, y en especial la de los bienes raíces de los EU. El plan de emisión monetaria desatará un brote hiperinflacionario al estillo de la Alemania de Weimar. Entonces es probable, como advirtió LaRouche a principios de junio, que de repente Greenspan dé marcha atrás y eleve las tasas de interés, dejando caer la "trampa de las tasas de interés", precipitando de esa forma un proceso de deflacionario y la ruina de millones de inversionistas.

 

La Rouche, explicó las fatales consecuencias de este "uno dos", en un acto de campaña en el que participaron 400 personas el pasado 29 de junio en Queens, Nueva York. "Hay un grupo de intereses financieros que. . . usando a su agente Alan Greenspan, tiene cierto plan para tu futuro financiero. Lo que han hecho ahora es bajar la tasa federal tan cerca a cero como puedan, y están por bajarla aún más. El motivo de esta baja es para tratar de atraer dinero de los incautos a los mercados financieros diciendo, `los mercados están subiendo, por tanto, por favor, incautos, vengan a invertir su dinero en este futuro maravilloso que crea Alan Greenspan' ".

 

"¿Qué pasará? Dentro de poco esta burbuja financiera caerá. Cundirá la bancarrota. Alan Greenspan aumentará la tasa de descuento quizá a entre 7% y 8%, y barrerá con todos los incautos. Barrerá con los dueños de hipotecas, barrerá con las empresas, barrerá con las pensiones, barrerá con los planes de seguros, y así por el estilo. Esta es la clase de gente con la que bregamos. . . que quiere una guerra mundial. Y estos son los dueños y los que usan al grupo de sinarquistas que este país llamamos `neoconservadores' ".