Google


PDF Imprimir E-mail

08 Mayo 2004

 

 

Almas gemelas 

 

 

 

  • Paz y Amor Maestro, que Tu Luz divina descienda sobre mi ser y Tu Presencia aleje cualquier tiniebla que pueda estar aposentada en mi mente y mi corazón. Gracias Maestro por escucharme.

 

Ten por seguro amada M., que nada entorpece tu relación Conmigo. Lo escrito es completamente cierto y veraz y de tu hermano depende la elección que haga. Mi mensaje de hoy es una Palabra distinta a mi Enseñanza de ayer y mi relación contigo es una relación concretizada a ti y nada más que a ti y al entorno que te rodea.

 

Hay mucha falsedad en torno a la Presencia de mi Ser, en el que éste se puede mostrar compasivo y a la par justo, cuando se manifiesta lo justo, es entonces cuando los matices se tornan rígidos.

 

Como ya he manifestado cada cual ha de entender en su propia medida.

 

Cuando has de plasmar una acción ésta se hará,  con la esencia de la verdadera acción, sin estar encubierta por la fugaz y sincera reparación.

 

La verdad siempre ha de manifestarse desnuda, puesto que Es lo Real.

 

Bien, vamos a hablar del amor de las almas llamadas gemelas, pero para mejor entendimiento, las vamos a llamar “almas indivisas”.

 

  • ¿Indivisas? ¿Pero como se van a llamar indivisas llamándose gemelas?

 

Si, son almas indivisas. Me explicaré mejor.

 

En el origen las almas gemelas son una sola alma, no están separadas, ni divididas en si mismas. Es indivisa, creada desde la concepción, Una.

 

  • Pero todas son así. Todas son una.

 

No, no, no. La mayoría de las almas, la inmensa mayoría son almas que forman parte de una Unidad, y millones de almas forman parte de esa Unidad, más el alma gemela es ya la propia Unidad contenida en si misma.

 

Imagina un tren que estuviera formado de x vagones y  un tren que solo él, fuera todo un vagón.

 

  • No te entiendo.

 

Mira, de una pluralidad se forma una Unidad. Podríamos decir que el alma gemela sería la suma de muchas almas afines, que no es que la formen esas almas afines, sino que la forman las cualidades de muchas almas.

 

Te lo pondré con otro ejemplo.

 

Cada vagón de tren contiene una cualidad del alma. Juntos los vagones forman un tren que es una Unidad. Bien, el tren con un solo vagón contendrá la suma de las cualidades de todas las almas que forman ese largo tren, concentradas en una sola.

 

Hagámoslo con números. En la unidad está contenida la multiplicidad: 1+1+1+1+… forma un 10 que es el uno en otra escala. En el 10 están contenidos todos los números del 1 al 9. Pues imagina que cada alma es un número y que la suma de muchas almas es una Unidad.

 

No es lo mismo formar parte de la Unidad, que ser la Unidad.

 

El alma gemela seria la Unidad que es Una, manifestándose en su propia Naturaleza masculino-femenina. Acabas de entenderlo aunque se te “borre” de inmediato.

 

  • Si, creo que acabo de entenderlo pero has de explicarme más.

 

Verás, todo tiene que ver con el Universo del cual vosotros sois una minúscula manifestación.

 

En cada estrella hay vida, más no todo lo que existe en el Universo la tiene. La estrella se forma por la gran concentración de energía que explosiona en su núcleo, más para que eso se provoque se necesita que otra masa sea atraída hacia ella.

 

Esto te lo refiero para que entiendas, que en un corazón se precisa que millones de células lo configuren, más el corazón es una Unidad dentro de un cuerpo.

 

Así con éste ejemplo queda definido lo que es la pluralidad que forma al Uno y el propio Uno que es en Si Mismo, la suma de todas las células que lo forman, más añadiéndole su propia configuración que sería la Maquinaría.

 

  • Ah! Ahora lo entiendo… los vagones no son nada sin la máquina, mientras que en el Uno la maquinaria y el vagón es la Unidad, en el otro a parte de la máquina se necesitan x vagones que formen la Unidad.  Que complicado…

 

Como te iba explicando cuando en el origen el Uno se manifiesta lo hace con su cualidad  femenino-masculino y ambos vienen a manifestarse juntos.

 

Ahora atiende bien. El alma gemela mía fue María, mi Madre humana. Nuestras almas contenían en Si Mismas las propiedades esenciales del alma humana, formando ambas Una sola Unidad.

 

  • ¿Y que tiene eso que ver con las almas gemelas de las que hablan los humanos que somos?

 

Eso quiere decir que cuando el Espíritu de mi Madre se manifiesta en el mundo al unísono con el mío, la Unidad que ambos somos, queda consolidada en el mundo, y es entonces cuando un número determinado de seres pueden decirse que son almas gemelas, porque son formados en el mismo instante y con las dos manifestaciones de la Unidad.

 

  • ¿Pero eso se hace en el cielo o en la tierra?

 

Eso se hace en el cielo, es decir, en el plano Creador que no es material sino espiritual.

 

  • Pero dime ¿Quién es mi alma gemela?

 

Jamás lo dejaría escrito. Verás eso es un interrogante en este instante, porque el alma gemela existe, cuando se fusiona y eso es una experiencia posterior a la muerte física.

 

Ahora vamos a hablar del Amor.

 

 

  • Perdona Maestro, pero ahora estoy confundida.

 

Ahora estás un poco contrariada, pero entenderás más adelante cuando comprendas como ha de ser el amor entre las almas gemelas y como el amor de las almas afines.

  •  Paz y Amor, Maestro que Tu Luz ilumine mi mente y mi corazón. Señor mío, solo te tengo a Ti ante mí. Sé Tú mi luz y mi guía.

 

Ahora has de meditar, necesitas recobrar el estado de unión que tienes conmigo. Está bien, ahora puedes escribir.

 

Sigue hablándome de las almas indivisas o gemelas. Entonces ¿las almas gemelas no existen?

 

Ya he respondido que las almas gemelas son aquellas que juntas forman una Unidad, y las llaman gemelas porque son las dos la misma alma en su manifestación masculino-femenina. Estas son almas indivisas porque no pueden ser complementadas más que por si mismas.

 

Cuando hablas de la Unidad tu piensas en 1 y es cierto, pero ese 1 es en si mismo 1 y su manifestación. Así como el fuego es el calor y la llamarada. Quiero que entiendas que cada parte de un todo es fraccionado, pero él es la suma de todas sus fracciones,

Es enredado profundizar en el concepto de las cosas, pero entenderás cuando comprendas que el Uno es en realidad una dualidad. El Uno y su reflejo. El Uno y su acción. El Uno y su creación. El Uno y su manifestación. El movimiento del 1 más el propio 1, es el 2.

 

  • Pero ¿Por qué María era tu alma gemela? ¿Eso no significa ya un 4?

 

Exactamente. Eso es cierto, pero solo en la manifestación.

 

Imagina que mi Madre y Yo ahora estamos formando Un solo Ser. Si nuestro Espíritu unido desciende sobre un hombre, éste tiene que tener por necesidad un alma gemela que se unirá a él en el momento en que el Espíritu de mi Madre en conjunción con el mío,  se proyecten sobre una mujer.

 

Esas almas de hombre-mujer, serán gemelas.

 

  • Estoy confundida ¿eso no sucede desde el principio?

 

El alma es la esencia de la vida y a la vez es una cualidad del Espíritu. El alma encarna como cualidad.

 

  • No entiendo…Dime la diferencia entre alma y espíritu ¿Por qué se dice elevo mi alma al Señor? ¿Que es lo que se eleva?

 

Eres dura de mollera, quieres entender pero te resultara difícil, no podrás comprender nunca el mundo del Espíritu.

 

  • ¿Yo soy alma o espíritu?

 

Ambas cosas. Tu espíritu seria el todo de ti misma. Tu alma seria solo la parte Ser de ese espíritu. El Espíritu es todo lo que Es + lo que no es. Tu luz y tu sombra. Tu cuerpo y tu mente. Mientras que el alma seria el Ser… es decir, de tu mente seria la luz, de tu cuerpo el corazón, de tus emociones el amor, pero mira que eres obcecada. Todo por no poder comprender que Espíritu y Alma son sinónimos de in manifestación-manifestación.

 

  • Es decir ¿el Espíritu se manifiesta en el alma?

 

No. El alma es la manifestación del espíritu, pero el espíritu se puede manifestar de formas distintas dependiendo de aquello que necesite adquirir o purificar o pagar o restituir.

 

El espíritu manifiesta, mejor imprime en el alma las cualidades esenciales adquiridas por él en el transcurso de sus vidas, quien encarna es el espíritu a través del alma que Dios le concedió en esa encarnación