Google


PDF Imprimir E-mail

07 Agosto 2004

 

 

 

Ahora no ves más que un instante en el tiempo y has de aceptar el motivo de lo que vives. Aceptación M., porque en la ausencia de deseos puedes escribir tu destino de forma mas limpia.

 

En el camino las dificultades son múltiples, de forma que lo que vives es una dificultad pero no es ningún obstáculo. Los obstáculos son bastante diferentes a las dificultades, y son solo la apariencia de lo que ves, porque el vaivén no es sostenido más que por ti misma.

 

A medida que vayas serenando a tu espíritu volverás a la paz y al entendimiento. Ahora podemos hablar de los falsos Maestros, pon atención ¿quieres?

 

En la vida existen siempre seres excepcionales en cualquier rama del saber. Son hombre y mujeres con una gran capacidad tanto espiritual como de inteligencia. Son seres que destacan por ser diferentes a los demás.

 

Dentro del mundo espiritual, a medida que los tiempos cambian, la vida se ve sacudida por conflictos en todos los ámbitos, tanto la ciencia, como el arte, las costumbres y las tradiciones se ven vapuleadas por estos seres impulsores del cambio.

 

Los falsos Maestros son aquellos que poseyendo una gran inteligencia y poder espiritual están aposentados en la vida material y desde ahí dirigen y transforman lo que tienen en su mente, pero no están movidos por la compasión.

 

El falso Maestro es quien poseyendo el don de poder transformar lo que toca “en oro”, se recrea en su reflejo sobre los demás.

 

Así con este ejemplo te diré que no has de buscar cambiar a nadie porque solo estarás buscando tu reflejo en los demás, que has de moverte por la compasión inspiradora del altruismo mas elevado.

 

No busques nada, no pretendas nada, sé una ausencia, un vacío, una réplica de la inmensidad, pero no minores la marcha de nadie, no fuerces la búsqueda de nadie, Sé Luz que venga y se vaya, sin detenerse más que el tiempo necesario para iluminar un lugar, un secreto, pero sigue tu camino, porque te necesito libre, sin apegos, sin deseos.