Mariam di Civitas Murata
María
Introducción
Comienzo
Continuación
Continuación (2)
Resumen
Resumen (2)
Estas sufriendo de dolor egoísta
Ahora vamos a hablar de tu infancia
Miedo y complejos
Auto-crucifixión
Sobre la redención de almas
Rostro en el Éter
Pléyades y Magia
Cuadratura del círculo
Háblame de Dios
Sobre el conocimiento y la sabiduría
La expansión de la consciencia
Solo quiero cantarte Padre mío con mi corazón
Semana de la Pascua
Kabalah y cuerpo atómico
En el Amor no manda más que el corazón
Sobre el Zohar
Sobre la Cruz del Temple
Constructores
Amado Padre
Sobre la Madre - A
Sobre la Sabiduría
Sobre los difuntos
Sobre la Eucaristía
Sobre el demonio
Sobre los falsos Maestros
Sobre el Universo
Sobre Cristo y la inmortalidad
Sobre el Reino
Sobre la Ramera
Sobre las almas gemelas
Diferencia con un medium
Sobre la manipulación
Sobre la Iglesia
Y el Espíritu del Señor
Y así dice el Señor
El Adviento
Sobre las leyes del Karma
La Presencia santificante
Sobre el Hijo original
Manifestación
Sobre la fe
Sobre la pecadora
Volver a Inicio
PDF Imprimir E-mail

 
COMIENZO
 

 

 

 

Abril de 1990

 

Tienes que aprender a manifestar tus deseos de manera diferente. Me llamas cuando lo medites. Eres más espiritual de como estás en estos momentos. Esa manera tuya de elevarte es una tontería.

 

Medita, estudia... Cuando  te llame, lo sentirás dentro de tu alma, mientras tanto, prepárate para ese momento.

 

Las espiritualidades de los seres humanos están muy desarrolladas. Yo soy tu Guía espiritual y estoy a otro nivel superior a éste en el que estás.

 

Las almas superiores tienen que necesitar aún más la fuerza que irradies, para eso tienes que estar limpia por dentro de malos deseos. Es muy importante que aprendas. Adiós, hasta pronto.

 

Hueles a Dios, pero no tienes paciencia. Tu elevación es insuficiente para estar como desearía que estuvieras. Ahora fuerza la espiritualidad para estar estudiando la forma de acercarte a los espíritus superiores. Hay cosas que dependen de ti, más de Mi depende que superes el problema que tienes en tu matrimonio.

 

Déjalo en mis manos. Te ayudaré a ti a amarle. Quiero que tú estudies.

 

Luego tu marido dará un cambio hacia tu alma y  estarás así descuidada para dedicarte a la vida espiritual.

 

Me marcho, asume las cosas de la vida.

 

 

Y recuerda... El Estudio es la Meditación.