Locus Codex
El Pez Cristiano
El valle de Edom
Moab
Alejandro VI
Peligro en el Ártico
El LHC y Nostradamus
Hesicasmo
Cerrar ventana
PDF Imprimir E-mail
 

 

¿Qué ocurrió? Este mago Bilám, tenía conocimiento de Dios, o sea, sabía en qué momento se enojaba, que la Guemará dice que ese lapso dura tres segundos, él sabía cuál era el momento preciso y en ese momento iba a maldecir al pueblo de Israel. Entonces miren la estrategia que manejó: él se iba a parar en la cima de una colina, iba a observar a todo el pueblo acampando. ¿Por qué? ¿Cómo hacen para maldecir a una persona o a un pueblo? Se dice: "ojalá que todo el pueblo desaparezca ya" ¿cuánto tardó en maldecir? 10-15-20 segundos, y el momento que tiene sólo es de tres segundos. Entonces, él se tenía que parar en un lunar donde iba a observar a todo el pueblo de Israel, y en ese momento, ¿Qué iba a decir? KALEM!, Una palabra que justamente dura el transcurso de tres segundos, cuando Dios está enojado, palabra que significa: ¡destrúyelos!

 

Dios hizo un milagro y este mago no pudo maldecir al pueblo de Israel, sino que en vez de decir maldiciones, bendijo al pueblo judío.

 

Todas estas maniobras las manejaba Balak, el rey de Moab. Los moabitas eran los más antisemitas más grandes que tuvimos en ese transcurso desde Egipto hacia Israel. Midian y otros pueblos ayudaron, pero el protagonista, el cruel, era Moab.

 

Esta es la historia. Entonces, la paradoja es ¿Por qué Dios nos dice: "destruyan a Midian, cuídense de Midian?" ¿Y no de Moab? ¿Si tenía que ser al revés? Lo que nos enseña, es que nuestra visión es más estrecha que la de Dios. Pero, ¿por qué? ¿Cuál era el secreto? ¿Por qué nuestra visión está equivocada? ¿Cuál era la visión de Dios? ¿Qué era lo que estaba por salir de Moab?

 

Nuestra capacidad de pensar, de comprender y de saber cómo se van a desarrollar las consecuencias, y las causas a las que las consecuencias van llegar, no está en nuestras manos.

 

El Midrash cuenta que de Moab, de ese pueblo, va a salir dentro de poco tiempo, si Dios quiere el Mashiaj. El Mashiaj es descendiente de Moab. ¿Por qué? Porque Rut era moavita. Rut, que era esposa de Boaz, que es la bisabuela de David hamelej, ella fue una mujer conversa, que pertenecía al pueblo de Moab.

 

Si Dios hubiera permitido a los judíos hacer la guerra contra Moab, porque la lógica lo exigía, y porque Moshe también quería hacerlo; además si Midian implica un peligro para el pueblo judío, con más razón lo implica Moab. ¿Qué hubiera pasado? No hubiera habido rey David, si hubieran matado a la abuela de Rut, entonces, Dios vio la visión hacia el fin de la historia. Nosostros vemos hasta la parte que nos compete ver, pero Él ve una visión total. Dios sabía que de Moab iba a salir Rut, David, Shelomó y así sucesivamente hasta nuestros días que va a salir el Mashiaj, justo de Moab. Entonces por eso no podíamos atacarlos, ¿Pero, quién se lo iba a imaginar en ese momento? Nadie, sólo Dios lo sabía.

 

El pueblo moavita ya no existe. Moab y Amón estaban por la zona de Jordania. Los judíos fueron por Egipto hacia el este, después entraron por Jordania hacia Israel, y Jordania era la zona de Amón, Moab y Midian. Moab ya no existe, pero existió hasta cuando nosotros lo necesitábamos.

 

Así comprobamos como la visión de Dios no es como la percepción del ser humano. A veces pensamos, y la razón nos justifica nuestro pensamiento que esto debe ser así, pero sí la Torá dice distinto, entonces debemos saber que nuestra lógica es ilógica, lo que ocurre es que no tenemos todos los datos para poder analizar.

 

Este es uno de los motivos, por ejemplo, que en el judaísmo no se permite la pena de muerte. Su castigo es irreversible, y si el hombre juzga en un estado democrático donde se permite la pena de muerte, el hombre juzga de acuerdo a su razonamiento, a sus métodos, nosotros no podemos saber quién va a salir de este hombre. Eso únicamente lo sabe Dios, por eso el judaísmo está en contra de la pena de muerte, aún cuando es consensuada por una sociedad democrática. Únicamente se acepta la pena de muerte cuando Dios mismo está diciendo que este hombre merece la pena de muerte, entonces, es porque Dios observó hasta el fin de las generaciones y no va a salir alguien que algún día pueda salvar a la humanidad.

 

Esto ocurrió al revés también. Cuando a veces uno piensa o sus sentimientos no lo dejan aplicar la pena de muerte y quiere hacerse el piadoso cuando tiene que ser cruel, la Guemará le dice que al final terminará siendo cruel cuando tiene que ser piadoso. Me refiero a la historia de Shaul, el primer rey de Israel. A Shaul, Dios le encomendó una misión y le dijo: " ve y destruye la ciudad de Amalek, que también constituían una amenaza para el pueblo judío. Shaul fue y mató a la gran mayoría de ese pueblo, sin embargo se apiadó del rey Agag, y lo trajo preso a Jerusalén. Cuando llegó, vino Shemuel, el profeta y tomó una espada y le cortó la cabeza al rey delante de Shaul. Y por este castigo de no haberlo matado y no haber cumplido la orden de Dios, al rey Shaul le fue quitado el reinado, y se lo dieron a David, a David hamelej.

 

Shaul pensó que al matar a todo el pueblo, y solo dejar una persona viva, ya no habría amenaza para el pueblo judío. Él fue de acuerdo a su lógica, y no lo mató. Y sin embargo Shemuel, si lo mató.

 

Según nuestra tradición, los descendientes de Amalek son los alemanes, los nazis. Por eso tenemos que saber que si Dios dijo algo es porque Él ve más allá de lo que nosotros podemos llegar a ver. Y si tú razón está limitada, entonces, en el futuro eso va a ser una crueldad para el pueblo judío. Ese fue un caso al revés sobre la pena de muerte, o sea, cuando Dios dice que se debe matar, nosotros debemos matar, y cuando Dice lo contrario, no debemos matar, aunque a nosotros nos parezca juicioso y adecuado aplicar la pena de muerte, no podemos hacerlo, porque hay elementos que no están a nuestro alcance de analizarlos.