Google


PDF Imprimir E-mail

22 Junio 1.993

 

 

 

La Meditación continua provocará en ti la fuerza que necesitas para hacer lo que deseas. La mente está preparada, solo te falta tomar esa gran decisión que te llevará directamente a Mi. Has de tomar absolutamente las riendas de tu mente y hacer siempre lo que sientes. Eleva tu vibración.

 

Estás triste. Yo estoy en ti y sé lo que te ocurre. Precisas a alguien cerca de ti. No venzas el rechazo. Estás poco preparada. Déjalo para otro momento.

 

  • Háblame. Haz que no me sienta abandonada. Háblame de la vida, de la creación, del Universo. Remóntame con tu palabra de éste lugar.

 

En la situación que hoy tienes es difícil hablar de la vida. Has de razonar mis palabras para poder comprenderlas. La Vida es sentir constantemente Ser Vida. En el oscuro rincón en que te encuentras no puedes vivir la expansión de la consciencia, y como si eso ocurre, vas a poder comprender la palabra Vida?

 

La expansión de la consciencia es similar a una explosión en que cada partícula de vida vive su plena consciencia de ser.

 

Imagina un volcán que tiene en su interior multitud de fragmentos distintos de minerales y éstos salen a la luz, a través de esa explosión interna provocada por el fuego, y cada uno se desgaja del resto para vivir su plenitud individual, a la vez que vive su plenitud universal al contacto con el exterior.

 

Así ocurre con la expansión de la consciencia algo similar.

 

La delicada espera en la que estás, va haciéndote sumisa, modesta, humilde y a la vez, independiente, libre y personal.

Las características de un líder se han de desarrollar en el silencio, la soledad y el abandono, con ello creces y te haces fuerte. Con ello vas formando un cuerpo hábil y útil para que Yo pueda morar en ti. Habrías de estar más preparada, pero no has de preocuparte. Nadie podrá evitar lo previsto.

 

  • ¿Porque tengo la sensación de que nadie llega a mi?

 

Eso es producto de que estás sufriendo una transformación, y eso es bueno porque solo has de ser tú. Cuanto menos necesites más libre, y se trata de no necesitar.

 

  • Lo he perdido todo.

 

Exactamente, no. Aún te queda la vida física. Aún has de perder eso.

 

  • He perdido todo lo que amaba. Lo he perdido mental y emocionalmente y nunca más lo volveré a tener.

 

eso es cierto. Has pasado de la posesión a la liberación y del egoísmo al amor universal, lógicamente tus vivencias han de ser distintas.

Voy a hablarte de la Vida. ¿Estás preparada?

 

La vida interna es distinta a la vida externa. En la externa la vida la provoca un ser distinto al Uno, y en la interna la provoca el mismo Uno.

 

Podría decirte  que es una reacción inversa. El Uno deviene en dos y los dos son Uno. Yo te formo a ti; y tú y Yo, somos Uno.

 

La vida forma y el Uno se divide, ese es el comienzo de todo.

 

En la vida interna, el desarrollo de la vida se provoca en consonancia con los ciclos cósmicos que tiene la Vida para manifestar al SER. esos ciclos están sujetos a la manifestación de la energía y son, anteriores a su manifestación física.

 

Para que la vida continúe desarrollándose en la tierra, hace falta material de transmutación, es decir, hay que hacer una renovación en la energía del Planeta y esto lo ha de hacer un ser vivo, procedente la de vida vieja. Esa vida vieja es la que se trasmuta a nueva y así, la vida sigue actuando sobre los seres.

 

  • ¿Que puedes hacer para ayudarme a completar mi conocimiento?

 

El conocimiento es algo muy abstracto. El hombre conoce cosas que no le reportan ninguna utilidad espiritual porque las lee inconscientemente.

 

El hombre ha de ser consciente de su Ser, pero si el hombre vive inconsciente de ser hombre cuanto más lo será de Ser Dios.

 

El conocimiento no sirve más que para poder practicar, ya sea a través de la experiencia, ya a través de los razonamientos aplicados a uno mismo.

 

Cuando se habla de los cuatro estados, o de las esferas energéticas; cuando se lee la Biblia o cuando se escucha algo relacionado con el conocimiento espiritual, el hombre debería al menos preguntarse que relación existe entre él y lo que lee o escucha, o para que le sirve o para que lo necesita.

 

Al hombre le falta preguntarse cosas sobre él mismo y le sobra conocer lo que nada tiene que ver con él.

 

Te preguntas muchas veces el porqué de tantas Escuelas Espirituales, de tanta diversidad de conocimientos; el de tanta proliferación de maestros y maestrillos que van de la “ceca a la meca“, haciendo valer sus conocimientos sobre el de los demás.

 

Ten por seguro que los hombres que gozan de su búsqueda no necesitan de ellos. Que los hombres humildes de corazón y afanados en vivir su vida, no acuden a visitarlos. Que los hombres que viven acordes con su verdad, no los entienden.

 

El hombre “sabio” vive en su mundo y son los demás los que le buscan. El hombre “medio sabio“, necesita hablarle a los demás de su sabiduría y el ignorante siempre va detrás de éstos.

 

El hombre “sabio“ no necesita demostrarle nada a nadie porque solo desea vivir su propia vida, acorde con la sabiduría encontrada, y esa sabiduría será  la del encuentro consigo mismo. Esa es la gran búsqueda, la gran meta y la gran realización.

 

Cuando el hombre accede a esa revelación su vida acaba, aunque la alarguen las circunstancias, pero los motivos de la vida en la tierra pierden significado.

 

Nunca rechazará a nadie porque no sabrá ya decir que no o que no puede y así va gastando su vida por los demás. Cuanto más encuentra, más pierde. Cuanto más recibe, más entrega.

 

Estoy insistiendo mucho en éste tema porque uno de los peligros más grandes que tiene la ignorancia es el confusionismo. No solo el que conlleva las falsas interpretaciones de la verdad, sino el más peligroso, el de las falsas búsquedas.

 

Hay hombres que creen haber encontrado a Dios y lo que han hecho ha sido perder su identidad.

 

Hay otros que creen haber encontrado la Luz y lo que han encontrado es una Luz incómodamente extraña a la luz de Dios.

 

Otros que creen vivir en el amor y han perdido su libertad.

 

Nada hay más importante que descubrir a Dios dentro de vosotros porque esa Luz será propia.

 

Ese amor y esa vida será la de vuestro Dios personalizado como hombre o mujer y será un Dios que no os conducirá al engaño o la confusión, algo que pueden realizar los falsos dioses encarnados en apariencia humana. Lobos disfrazados de corderos. Falsos profetas en carne de hombre.

 

Solo el Dios que cada uno es,  puede revelarse al hombre que lo contiene, lo demás puede ser falso y peligroso.

 

Debéis confiar en lo que conocéis. Confiar en el Dios que mora dentro de vosotros, es lo único real.

 

Descubrir al Dios  que Es en cada uno de vosotros y que  os conducirá a la identidad de SER DIOS. Solo hay un camino, el único del que podéis estar seguros: el camino de nuestra propia búsqueda interna hacia ese Dios desconocido, pero que es Uno en vosotros.

 

Habéis de situaros en el centro de la propia vida. Tú mundo no es el mundo de los demás. Ni el mundo de los demás es el tuyo. Tú estás en el mundo, rodeada de Naturaleza, de conocimiento aplicado solo para ti, de amor que solo recibes tú, de verdad encontrada por ti. TÚ ERES ÚNICAMENTE: TÚ.