Locus Codex
El Pez Cristiano
El valle de Edom
Moab
Alejandro VI
Peligro en el Ártico
El LHC y Nostradamus
Hesicasmo
Cerrar ventana
PDF Imprimir E-mail

 

Aún habiendo los asirios destruído Aram como entidad política en el 732 a.e.c., cayeron bajo el hechizo de su lenguaje, el Arameo. Los asirios tenían su propia escritura –cuneiforme- pero la misma poseía cerca de 450 símbolos, cada uno de los cuales se podía leer de diferentes maneras. ¡El Arameo tenía sólo 22 Letras! Era simple para escribir y mucho más adaptable para la comunicación en un imperio que se expandía rápidamente y que incorporaba numerosos pueblos. Así el arameo se convirtió en un lenguaje viviente otorgado por una nación agonizante a un imperio en apogeo.

 

El Arameo era uno de las numerosas escrituras occidentales semíticas –como el hebreo y el fenicio- que se desarrolló desde un alfabeto original creado por los Cananeos algunos cientos de años antes. El griego también se desarrolló a partir del alfabeto cananeo. Cuando los hebreos comenzaron a escribir su propio lenguaje, presumiblemente hacia el 1100 a.e.c., usaban ya sea la escritura cananea u otra alternativa desarrollada por los fenicios. En el siglo IX a.e.c., comenzó surgir una escritura hebrea diferente. Los arameos no escribirían aún su propio lenguaje sino hasta un siglo más tarde.

 

A pesar de su origen tardío, al arameo se desarrolló más rápido y superó al fenicio y al hebreo en eficiencia. "El lenguaje hebreo era escrito por una nación que vivía en las tierras montañosas y lejos de los cruces internacionales, y que tendía a preservar sus valores tradicionales", escribe el Prof. Joseph Naveh de la Universidsad Hebrea. Los arameos, más abiertos al mundo circundante, siguieron perfeccionando su escritura hasta que fue más fácil escribirla, como letra cursiva. Bajo la anuencia asiria, el arameo fue en corto tiempo un lenguaje que se utilizaba para las transacciones oficiales en todo el Cercano Oriente, si bien grandes poblaciones seguían utilizando sus lenguajes propios.

 

Los campesino idumeos que nos dejaron la ostraca probablemente hablaban edomita que era muy parecido al hebreo. También árabe, pero su escritura era aramea. Los judíos por su parte, escribían en arameo para los asuntos administrativos y comerciales, pero continuaron utilizando hebreo antiguo para los textos religiosos. Un cambio ocurrió en el período helenístico cuando el griego reemplazó al arameo como lenguaje oficial del gobierno en toda la región. El arameo estaba tan insertado como lenguaje escrito que permaneció en uso, pero los diferentes pueblos que lo utilizaban, al no encontarse limitados a una escritura universal, comenzaron a desarrollar sus propias versiones.

 

Los judíos también, desarrollaron una escritura diferente al arameo que resultó en el hebreo tardío. Los eruditos, para distinguir la forma nueva y antigua del hebreo, la llaman escritura judía que es la que conocemos hasta el día de hoy. La escritura del hebreo antiguo no era utilizada por los judíos sino por los samaritanos, quienes se consideran los verdaderos descendientes de los israelitas.