Conspiraciones
La teoría conspirativa
Los Illuminati
La Comisión Trilateral
El Gobierno Mundial
El nuevo orden Mundial
El Proyecto HAARP
Chemtrails
¿Desastres provocados?
La red 'ECHELON'
El Proyecto MK-Ultra
El Guardián entre el centeno
Documento Global 2000
Principio y fin de la crisis
El Plan Andinia
Los amos del mundo
Facebook, control social
RFID ¿Usurpación de identidad?
El VeriChip
Los 'amigos' de Facebook
Gobiernos ocultos
Los sinarquistas exigen una moneda mundial
Asombroso discurso de un veterano de guerra
Nikola Tesla el genio olvidado
Volver a Inicio
Vendiendo la enfermedad
Google


PDF Imprimir E-mail

Chemtrails (Sendas químicas)

 

 Chemtrails

 

 

El control químico de la sociedad hará que el rebaño coma de la mano de su dueño sin percibir que va a la matanza.

Aldous Huxley.

 

Si echamos una mirada al cielo en un día despejado, es posible que podamos ver con facilidad una senda blanca producida por el paso de un avión a reacción, hasta aquí todo correcto, hace unos pocos años una serie de personas observadoras, se fijó en un curioso espectáculo, las famosas sendas, no se diluían al poco rato, ocurría algo extraño, las sendas se cortaban en seco y continuaban nuevamente en seco, las sendas no desaparecían a los pocos minutos de pasar el avión, estas “marcas” en el aire duraban en ocasiones hasta cuarenta minutos, y durante este periodo se extendían hasta formar una leve bruma.


Otra cosa interesante que estas personas observadoras vieron, es que las sendas parecían dibujar en el cielo disposiciones concretas, tales como decenas de ellas en paralelo, en estrella, formando cuadrados y sospechosas curvas.


Todo esto empezó a preocupar a estas personas tan curiosas...


Un buen día estas personas, se hicieron con unos potentes prismáticos y algunos con poderosos teleobjetivos, con los que armándose de paciencia pudieron observar a estos aviones tan particulares, y la sorpresa que se llevaron fue mayúscula.


Resulta que aquellos aviones no producían las sendas con los reactores, ¡la senda aparecía en la panza o en alguna parte distinta del fuselaje a los motores!...


“Allá va un avión a reacción!” exclaman quienes observan en el cielo azul estelas blancas que se desvanecen rápidamente. Son producto de la condensación del aire caliente de los motores (contrails) en contacto con temperaturas gélidas, pueden tener mayor o menor duración por diversas causas metereológicas – presión, viento, etc.- pero desaparecen a los pocos minutos, se desvanecen y dejan el cielo posteriormente igual de azul. En cambio, las columnas de humo químico blanco (chemtrails) permanecen por horas en las alturas y gradualmente se entremezclan hasta ocultar el azul celeste. Las aeronaves fumigadoras vuelan en peligrosas piruetas entrecruzadas y en proximidad ilegal una de otras. Observadas bajo ciertos ángulos de la luz solar, las estelas químicas se identifican por barras prismáticas de colores.


Una operación encubierta nunca antes realizada por militares estadounidenses está causando enfermedad y consternación en varios países. Según expertos, los responsables son aviones cisterna de las Fuerza Aérea, en desafío a regulaciones de la aviación civil, la salud pública y las leyes de polución.


La Armada estadounidense tiene un proyecto supersecreto para dominar la frecuencia radial en un campo de batalla y un país, desde el principio al fin de un combate. Los informes confidenciales indican que los experimentos se realizan desde las bases aéreas de Hurlburt Field (Florida), Wright-Patterson (Ohio) y en el campo de pruebas White Sands (Nuevo México).


El sistema Radio Frequency Misión Planner (RFMP) logra imágenes del campo de batalla vía satélite y las tridimensiona para su transmisión por televisión y pantallas DataWall al puesto de mando; y para que este sistema funcione es necesario que exista una mezcla de bario y sal en la tierra.