Conspiraciones
La teoría conspirativa
Los Illuminati
La Comisión Trilateral
El Gobierno Mundial
El nuevo orden Mundial
El Proyecto HAARP
Chemtrails
¿Desastres provocados?
La red 'ECHELON'
El Proyecto MK-Ultra
El Guardián entre el centeno
Documento Global 2000
Principio y fin de la crisis
El Plan Andinia
Los amos del mundo
Facebook, control social
RFID ¿Usurpación de identidad?
El VeriChip
Los 'amigos' de Facebook
Gobiernos ocultos
Los sinarquistas exigen una moneda mundial
Asombroso discurso de un veterano de guerra
Nikola Tesla el genio olvidado
Volver a Inicio
Vendiendo la enfermedad
PDF Imprimir E-mail

 

Pero, ¿qué es el proyecto HAARP en realidad?

 

Hoy en día, las guerras entre superpotencias se basan en el espionaje electrónico. Captar las comunicaciones del enemigo es vital para ganar una guerra, y dejar al contrincante incomunicado es lo mismo que llevarle a la derrota.

 

Como ya sabemos, hoy por hoy las mayores fuerzas de ataque de un ejército siguen siendo las aeronavales, como aviones, helicópteros, submarinos nucleares, fragatas, destructores y grandes portaaviones. Y precisamente estas unidades son las más vulnerables a los ataques electrónicos, al depender todas ellas de conexiones inalámbricas. Y aquí es donde entra en juego el proyecto HAARP.

 

A día de hoy, las centrales de comunicaciones, al estar muy dispersas, son muy difíciles de proteger, de manera que con simples ataques aéreos o incluso con misiles de crucero se pueden dejar fuera de servicio. Pero lo que el proyecto HAARP busca es conseguir una única central de comunicaciones, con capacidad de enviar datos a gran velocidad a las tropas localizadas en cualquier rincón del mundo. Al estar localizada la central de comunicaciones (HAARP) en un único sitio, resulta muy fácil de defender con baterías antiaéreas, estaciones de radar y misiles.

 

Pero posiblemente la mayor ventaja es que las comunicaciones emitidas mediante HAARP no pueden ser interceptadas por otros ejércitos, al desconocer éstos las características del sistema usado por el otro país (cada sistema HAARP es diferente).

 

Como vemos, el sistema HAARP no sirve para crear terremotos o fantasías similares, pero tiene un fin igual de oscuro, o más. El poder comunicar a un ejército esté donde esté, incluso bajo ataques nucleares, dándole supremacía militar casi total. Y esto sí que es preocupante.

 

Ya dije anteriormente que los rumores y distracciones creados por los gobiernos han cegado a muchos, dirigiendo éstos sus esfuerzos hacia donde no deben, y cegando a la vez a más gente. De momento estas distracciones gubernamentales han sido un éxito, pero podemos cambiarlo. La clave es informarse y ser crítico.