Mariam di Civitas Murata
María
Introducción
Comienzo
Continuación
Continuación (2)
Resumen
Resumen (2)
Estas sufriendo de dolor egoísta
Ahora vamos a hablar de tu infancia
Miedo y complejos
Auto-crucifixión
Sobre la redención de almas
Rostro en el Éter
Pléyades y Magia
Cuadratura del círculo
Háblame de Dios
Sobre el conocimiento y la sabiduría
La expansión de la consciencia
Solo quiero cantarte Padre mío con mi corazón
Semana de la Pascua
Kabalah y cuerpo atómico
En el Amor no manda más que el corazón
Sobre el Zohar
Sobre la Cruz del Temple
Constructores
Amado Padre
Sobre la Madre - A
Sobre la Sabiduría
Sobre los difuntos
Sobre la Eucaristía
Sobre el demonio
Sobre los falsos Maestros
Sobre el Universo
Sobre Cristo y la inmortalidad
Sobre el Reino
Sobre la Ramera
Sobre las almas gemelas
Diferencia con un medium
Sobre la manipulación
Sobre la Iglesia
Y el Espíritu del Señor
Y así dice el Señor
El Adviento
Sobre las leyes del Karma
La Presencia santificante
Sobre el Hijo original
Manifestación
Sobre la fe
Sobre la pecadora
Volver a Inicio
PDF Imprimir E-mail

09 Agosto 1.992

 

 

 

La Luz Astral es el Éter. A pesar de que la información que tienes es ineficaz porque no has leído sobre ello lo suficiente, te ampliaré lo siguiente.

 

Un velo oculta el Rostro de un ser. Ese velo esta construido una materia viva,  en cuanto que su substancia es fluídica. El Rostro se refleja en el velo que lo oculta, pero el velo no es el Rostro.

 

Así ocurre con el Éter. Todo se refleja en él, más no quiere decir que lo que se refleja sea lo Real. Lo Real es lo escondido tras el velo.

 

  • Pero el velo refleja algo ¿que es lo que refleja?

 

Refleja solo la silueta. A la silueta le pones rostro en función de lo que desees ver.

 

  • Pero si yo quiero verlo en lugar de imaginarlo?

 

Eso es imposible, para ello habrías de estar, no entre el velo y la realidad, sino haber traspasado el velo y Ser realidad.

 

  • ¿Y si tras el velo solo estoy yo?

 

Así es todo. Siempre es la consciencia lo que es Real, todo lo que no sea esto es irreal, en cuanto que no te pertenece porque no lo vives.

 

¿De que te vale que otro descorra lo oculto? ¿De que te sirve que otro te enseñe como logra los triunfos?

 

Tú has de vivirlo igual,  y de esa forma el velo que él ha descorrido, lo puedas descorrer tú también.

 

  • Pero la silueta que refleja el velo ¿de quien es?

 

Esa silueta siempre eres tú. Tú y tu mundo. Tú y tu pasado y tu futuro y el Éter se compone de esto. Es decir, todo el mundo mental, emocional, vital y físico, está componiendo el Éter.

 

  • Entonces el Éter ¿es la vida?

 

Exacto, amada mía. El Éter es la Vida y toda la vida física, vital, mental, y emocional es Éter. Todo se sustenta en El, pero el Éter es todo y no es nada. El Éter  es la Substancia del Creador y equivaldría, referido a ti, a tu personalidad.

 

La personalidad del Éter es modificable solo cuando se cambia, un sistema de vida. Igual que cambia la  personalidad humana cuando se cambia de régimen alimenticio. Te alteras si lo cambias y te molestas si no lo cambias y debes cambiarlo.

 

  • Pero esto ¿a que viene? ¿De que me vale?

 

Si tú comprendes el Éter referido a ti misma, podrás trabajar en su comprensión y poder alterar algo escrito en él y cambiar por ello, su personalidad.

 

  • ¿Qué es la personalidad?

 

La personalidad es lo que define al individuo, es lo que distingue a uno de otro y le hace ser él mismo. Es lo que acredita el linaje, la formación, el estilo de vida. La personalidad es única, jamás hay dos idénticas aunque si, similares.

 

La Personalidad aplicada al Padre equivaldría a su Jerarquía.

 

Cuanta más Personalidad, más grandeza, más infinitud. Pero, la personalidad no se la etiqueta Él,  sino los demás cuando se comparan con Él.

 

Esto quiere decir, que Padre eres tú, cuando llegas a la consciencia de saber que  El es, un conjunto de rasgos perfectos que tú deseas poseer, pero no deseas poseerle a El, sino a lo que el Es. Quieres tener todo lo que El tiene.

 

Por eso, la silueta que oculta el velo, eres tú misma y según vas perfeccionándote le vas dando un rasgo, una característica, una mirada, una forma de ser, un rictus, un poder, una fuerza, una voluntad, un color y entonces es cuando el velo que oculta tu rostro cae y el rostro que miraba la silueta se desvanece, quedando solo lo REAL, lo que has conseguido: las Perfecciones.

 

Son las Perfecciones las que van tallándote, las que van definiéndote, así como el Artista talla su Obra de Arte, así El va concediéndote sus Perfecciones. La talla del brillante la da las manos del orífice, la talla de tu forma te la dan Sus Manos.

 

  • Qué es antes ¿la vida o el Padre?

 

Esa pregunta es una tontería. No existe el antes, sino el Ya. Todo es a la vez. Lo que es cierto para tu comprensión es lo siguiente: Todo es en un punto, ese punto es Ya.

 

 

  • Pero la vida y el tiempo están relacionados.

 

La Vida es Tiempo. La Vida es Ya y es Inmutable.

 

  • Me pierdo. Siento dentro de mi todo, pero no lo puedo razonar. Lo intuyo por instantes, pero se me borra.

 

Eso es lo único que vas a ser capaz de captar, flashes de la Realidad, pero no puedes mantenerlo con tu mente, porque estás limitada a ella.