Google


PDF Imprimir E-mail

27 de Julio 1.999

 

 

 

Paz y Amor.

 

Podemos continuar hablando del espacio y el tiempo, en relación con el Universo y como el hombre accede a la encumbración a otros lugares.

 

Imagina un autor…

 

Ese autor compone una obra. Cuando la compone en este mundo, hay un tiempo en que la ejecuta, por ejemplo: 2 meses. Ese autor puede estar en otro mundo en el que en el mismo instante de pensarla, ya esté completada.

 

El que tú hoy estés en un lugar sujeto a un tiempo, no quiere decir que sea igual para otra parte del Universo.

El que hoy tengas un cuerpo con unos componentes químicos, no quiere decir que exista el mismo componente, en otra parte del Universo.

 

Voy a decirte algo. La Inteligencia es el motor del mundo y lo es también del Universo. Pero, la Inteligencia además de ser un motor, es también una acción. La capacidad que tiene para adaptarse a cualquier medio es inmensa. Pero la Inteligencia ha de ser dirigida por una voluntad, porque sino vagaría.

 

Imagina un difunto...

 

Si el difunto es consciente, su voluntad dirigirá su espíritu. Si es inconsciente, vagará sin saber donde está y sin saber a donde quiere ir.

 

Cuando una persona muere, es ayudada por seres planetarios más avanzados espiritualmente a tomar un camino, pero también hay otros seres, que en su pobre capacidad humanitaria persiguen lo contrario y éste difunto es conducido por unos ú otros, a través de una experiencia aterradora o hermosa, que depende de la voluntad del propio difunto.

               

Hay muchos difuntos rescatados de estas experiencias, otros prefieren continuar en ese mundo oscuro. Por eso la oración y el sacrificio por ellos, es una manera de generar una energía positiva que provocara el cambio hacia la claridad.

 

Piensa que la Humanidad es un Espíritu formado por multitud de seres que tienen algo en común: pertenecer al mismo tipo de especie. La Luz que desciende para uno viene también para los demás integrantes de ese Espíritu. La Luz que viene para una flor, viene también para el jardín donde reside esa flor.

 

Así sucede con lo que pertenece al mismo grupo, a la misma Jerarquía Espiritual. Tú eres un ser humano. La Humanidad es la Jerarquía Espiritual,  de la que formas parte.

 

La visión del tiempo queda difuminada, por la contemplación de una Humanidad desarrollándose inteligentemente, dentro del Universo.

 

Todo tiende a la Luz, pero en el tiempo eso no es así, puesto que en ese proceso algo será aclimatado y algo será rechazado, porque desaparecerá.

 

El espíritu no muere, pero si puede desaparecer; me explicaré mejor:

 

Imagina un espíritu de hombre que en su proceso hacia la perfección sufre una modificación. No moriría puesto que su espíritu es inmortal, pero si desaparecerá como espíritu perfeccionado y se quedará estancado en su proceso evolutivo.

 

Se integrará en mundos de los cuales es preferible no hablar y se le cerrarán las puertas de elevado ascenso.

 

La inmensa mayoría alcanzará el perfeccionamiento, puesto que el tiempo es irrelevante,  mientras no estropeen unas cualidades. Es como romper algo que no permite ninguna reconstrucción.

 

 

Descansa. Paz y amor.