Google


PDF Imprimir E-mail

29 Junio 1.992

 

 

  • Paz y Amor.

 

Paz y Amor. Casi habías olvidado mi existencia, habrías de comunicarte más a menudo  Conmigo porque he de ir orientándote en las múltiples cosas que has de hacer. Lo más perentorio de momento es dejar escritas tus vivencias y has de escribir cuando recuerdes para luego trabajar en ellas. Habla.

 

  • Este fin de semana he pensado que nunca he tenido familia, que cuando tenía compañero no tenía hija, cuando tenia hija no tenía compañero. Cuando era feliz por un lado era desgraciada por otro. Nunca he tenido un término medio. Así se producían mis contradicciones a nivel interno. Podía estar llena de amor y a la vez, ser cruel. Ser espiritual y a la vez, muy material ¿Por qué?

 

Has sido desde tu nacimiento una persona inestable. Querías cosas y cuando las lograbas, dejabas inmediatamente de valorarlas.

 

  • Es cierto.

 

Eso se llevaba tanto a tu vida interna como externa. Cuando estabas llena de ilusión por algo no cejabas hasta conseguirlo aún a costa de ser incorrecto, así era como continuamente sufrías esas variaciones pasando de un estado de alegría a uno de tristeza. Forjabas continuamente formas, ideas, pensamientos; tenías siempre que moverte por estímulos externos y cuando no los tenías, te hundías, tocabas fondo, reaccionabas, buscabas nuevos estímulos y comenzabas de nuevo. Pero esos estímulos estaban siempre fuera de ti, por eso cuando lo lograbas te llenabas de decepción y aburrimiento y te volvías a lo que no tenías.

 

Así has ido viviendo en medio de grandes alegrías y grandes tristezas porque tu sensibilidad estaba constantemente a flor de piel. Lo mas bello es que nunca has culpado a nadie, ni te has justificado con las palabras “me han hecho o me han dado “. Nunca reprochaste nada, siempre te culpabas tú por no haber visto, tú por no haberte dado cuenta. Asumías tus errores, cerrabas tras el error una puerta y eso desaparecía definitivamente de tu vida.

 

  • Pero ser así era bueno.

 

Eso era perfecto porque nunca permanecía en ti el rencor, siempre salvabas la amistad. no querías quedar mal con nadie. Sin darte cuenta, fuiste despojándote de ataduras materiales, a recuerdos, a bienes, a las múltiples pequeñas cosas que surgen en las separaciones. No te importaba decir “quédatelo todo, pero yo me voy “.

 

Eso era valentía, fuerza y coraje, pero te rebelaste y el problema esta ahí, al no poder hacerlo con tu marido. Eres capaz de entender todo lo que sucedió a excepción de este dolor que te causó no haberte podido comportar de acuerdo a tu forma de ser, porque tú estabas orgullosa de ti misma, de decir: “ ahí te quedas ... “, y al no poder sacar fuera esa personalidad que te protegía, te quedaste desnuda y fuiste atacada, tanto por él como por todos los que te conocían: tu hija, tu familia, tus amigas y sobre todo, por él mismo, porque nadie entendió que tú, con tu carácter y personalidad pudieras soportar ni un solo día lo que te hacía.

 

La desesperación se adueñó de tu vida porque no podías romper, acostumbrada como estabas a abandonar tú y quedarte, era humillante ya que no tenías nada que te atara y mantuviera a su lado con esa excusa, no había bienes comunes, hijos, ni dependencia económica para tener un motivo de quedarte y cuando tu Maestro te tomó de la mano, por un lado le amaste y por otro le culpaste, porque decías que se había estado riendo de ti. Eso no es cierto, El se preocupaba por ti, por tu vida interior. Pero hacías meditación obligada por la vida insoportable que vivías y aunque una parte de ti le ama, la otra le culpa.

 

Siempre has querido manejar tu vida, siempre has hecho lo que te daba la gana cayera quien cayera, nunca te has preocupado si eso hacía daño, porque no solo es cuestión de reconocer errores, sino de anticiparte a ellos. Si hubieras escuchado Mi Voz no hubieras cometido tantos porque Mi Voz, la oías casi siempre, pero podían mas los estímulos, podían mas los demás,  hasta ahora.

 

Ahora ya no te dejas manipular, ya tienes criterios que no te dividen, ya sabes decir: quiero esto y no quiero malas imitaciones. Ser consecuente contigo misma es lo ideal, porque te permite mantener las ideas importantes, vigentes en tu vida.

 

  • Es decir: ¿el dolor que tengo viene motivado por no haber podido hacer lo que quería?

 

Exactamente, por ello habrías de hacer un acto de amor poniendo tu dolor al lado del de Él. Has de leer las Escrituras, verás reflejada en tu vida la escritura de Jueces, capítulo XVI vers. 11.

 

  • Lo he leído, pero no comprendo que tiene que ver conmigo.

 

La Escritura no esta basada en hechos reales sino en la “moraleja” que hay que sacar. La fuerza a Sansón no le sirvió de nada porque cuando perdió su cabellera, que significa su mente y sus pensamientos perdió su valor, pero los cabellos (pensamientos) comienzan a crecer de nuevo y fue capaz de destruir el templo con ellos. No has de preocuparte, a ti también te crecerán de nuevo tus ideas.

 

  • Creo que nadie podrá entender lo que sufrí.

 

El problema no es entender el sufrimiento, sino el porqué del sufrimiento. Nadie lo  entenderá. ¿Crees que hay muchos que entiendan la crucifixión?

 

  • No.

 

Pues si eso no se entiende menos se entenderá la auto-crucifixión.

Él se crucifico a la vista de todos para regenerar el cuerpo espiritual de la Humanidad y a la vez se auto-crucificó porque pudo huir en lugar de aceptarlo. Por eso dejó escritas dos formas de Ser: su huída hubiera sido humana, su aceptación le hizo convertirse en Dios.

Tú también te auto-crucificaste porque pudiste huir y no superar tu acto de amor, pero te quedaste para realizarlo. Tú ser externo no entendió y se rebeló, aunque todo saliera como estaba previsto.

 

La diferencia entre una prueba aceptada y un acto de amor, está en el motivo.

 

Tu separación hubiera sido dolorosa siempre, más para tu carácter la hubieras superado fácilmente porque estabas preparada para cerrar detrás de ti esa puerta, más te quedaste presionada por Mis Palabras porque cada vez que preparabas las cosas para huir, Mi Voz te decía que tu destino y el de una serie de hermanos dependían de que tú aprendieras a amar y eso te obligaba a quedarte, pero no lo hiciste para tu beneficio externo sino para el interno y por amor a los demás. Por ese acto regeneraste tu cuerpo espiritual, pero cuando aprendiste te quedaste  bloqueada a seguir adelante, por eso he ido ayudándote poco a poco para que tomes conciencia de lo que has hecho, porque tu mente ha sido anulada casi sin darte cuenta.

 

Los logros han de incorporarse conscientemente porque no sirve de nada hacer transformaciones como una autómata y no reconocerlas. Tú no reconoces nada de lo efectuado porque no te involucras con lo que has hecho. Sabes que lo has vivido pero te resbala y eso es bueno y malo. Bueno porque no te has evaluado, por lo que carece de importancia para ti y malo porque te has perfeccionado y no lo reconoces.

 

  • Pues ya me dirás que hago.

 

Iras tomando conciencia con la ayuda de los demás siendo tu ayuda efectiva. Vas a vivir un periodo intenso de seres que acudirán a ti y ellos mismos irán haciéndote tomar conciencia de tus logros.

 

  • ¿Como he de tratar el cáncer?

 

Eso es algo entre tú y Yo, no has de escribirlo hasta que estés con esa persona a solas.

 

  • Tengo miedo de no dar la talla.

 

Eso ha de carecer de importancia, no eres tú sino Yo la que actuará. No has de preocuparte, Yo solo preciso tus manos y tu corazón.

 

  • A veces te siento formando parte mía y otras no ¿porque?

 

Porque tu mente no se identifica aun Conmigo. Conoces tus sentimientos pero nunca pudiste acceder al conocimiento del Ser que eres porque ese logro no se experimenta más que una sola vez.

 

Una vez seas consciente del Ser divino que está en ti ya no vuelves a reencarnar, por eso no tienes referencias porque si lo hubieras experimentado alguna vez estarían grabadas en tu espíritu. Las experiencias solo se viven una vez, una sola vez basta para incorporarlas a tu conocimiento.

 

Todo es falso y todo es cierto hasta que pasa y se vive, por ello solo has de aguardar. Tu falta de deseos es beneficioso pero has de transformarlo en esperanza.

 

  • Pero a mi me da igual.

 

Eso es lo que has de cambiar. Has de cambiar dudas por esperanza. Has de transformar el rencor del por qué no se cumplen las cosas por la esperanza de que se cumplan.

 

  • Pero no tengo rencor.

 

Es rencor de resquemor pero has de transformarlo.

 

  • ¿Y como lo hago?

 

Él “vendrá en breve tiempo “es solo una fórmula para que tu hagas valer tu voluntad sobre la esperanza. Eso significa que no puedes creer estar equivocada.

 

  • Lo intentare hacer.

 

Bien. Paz y Amor.

 

  • ¿Como se compaginan deseos con esperanza?

 

Muy buena pregunta, pero eso se contesta de la siguiente forma: yo quiero o yo necesito.

¿Que contestas?

 

  • Yo necesito porque he de hacer un trabajo conmigo misma.

 

Pues ya ves que no es deseo sino necesidad, por ello has de fomentar la necesidad de que se cumpla de inmediato.

 

  • Pero ya se cumplirá ¿no esta proyectado?

 

Si, pero tu has de precipitar la ayuda.

 

  • ¿Como?

 

Con el convencimiento de que se cumplirá en breve.