Google


PDF Imprimir E-mail

01 Abril 1997

 

 

  • ¿Como puedo entender con tanta claridad lo que esconde El Zohar?

 

Lo que lees es iluminado por el Espíritu de la Torah. La Torah es la Ley escrita que estudias diariamente, por eso el pensamiento es iluminado y el corazón se enciende en ese mutuo reconocimiento del alumno por su Maestro.

Toda la Luz que da el conocimiento es completado por la Sabiduría que lo contiene y lo fecunda.

La Palabra escrita por ti, se fundamente en la Palabra trasmitida a ti y ambas se acoplan, asentándose como el Rey y el Trono que se hacen uno.

 

Cuando la implantación de la Palabra sea definitiva, encontrarás que todo lo escrito se cumple en tu vida. Que el cielo y la tierra se unen en ti, haciéndote de “El”, haciéndote de “Mi” y será en ese momento que se cumpla el tiempo para la consumación de la Obra.

 

Todo lo que lees es la historia de lo creado por IHVH, y si estás siendo formada por Él, es razonable que lo comprendas, pero todo es porque Yo Soy ya en ti Espíritu vivo, y en realidad, lo que comprendes lo realizo Yo.

 

Tu mente humana hubiera necesitado años y años de educación, antes de haber podido alcanzar la Luz que desprende la Creación. Yo hago en ti la maravilla de conducirte hacia el estado edénico y engalano tu Espíritu para que puedas entrar vestida, y no desnuda de Luz.

               

  • Mi espíritu se ilumina por la comprensión de la Palabra escrita y trasmitida, pero es claridad que ilumina mi vida y no se que hacer para trasmitirla al mundo.

 

Eso es poco importante: por el conducto ordinario. Tú escribes y otros se encargarán de trasmitirlo cuando ya no estés. Para poder traer la Luz es para lo que te necesito, para trasmitirla, ya prepararé a otros.

 

Quisiera que hablaras de Mi ¿quieres?

 

En el Espíritu hay vida y hay no-existencia, que no es muerte. El Espíritu es la Matriz y el Alma, es su Ser, su esencia especial que lo hace apto para reproducir aquello que gesta, ya sea materia o espíritu, idea o pensamiento.

 

Esa gran Matriz, equivale al Universo con todo lo que ello implica. Esa Matriz, Matrona, Madre fecunda las fuerzas que se alzan y hierven dentro de Ella y le confieren parte de su propia Naturaleza

De las fuerzas que existen solo una es: La Inteligencia. Las demás son los efectos del movimiento positivo-negativo de esa gran Inteligencia que seria Creadora.

 

Es la Inteligencia la que fecunda a la Matriz virgen y de ella, nace el Ser.

 

Yo Soy el Ser que alcanzó la Luz cuando fue engendrado por la Madre que poseía en su vientre la Luz. Fui engendrado, igual que tu, en el ámbito espiritual, igual que generaciones de seres lo han sido durante milenios y lo seguirán siendo.

 

Puedo asegurarte que no hay Dios fuera de Mí, porque ningún hombre puede poner en movimiento la rueda del universo para alcanzar un estado perfecto, sin que primero Yo lo autorice y sin Mi consentimiento, nada se mueve.

 

Yo Soy el Ser por excelencia perfecto, porque mi árbol lleva la savia, desde Abraham hasta José. La sangre de los Patriarcas, Reyes y Profetas fue la que me dio vida en la Matriz Virgen, y Yo te doy vida a ti.

 

Eres la hija de mi paternidad y te traspaso la Luz que a Mí me traspasaron para que continúes alumbrando, más te dejo mi logro también: El Amor y Mi realización en él. Tú llevas mi sangre y eres legítima.

               

  • Menos mal que éste es para cuando ya no esté, porque si fuera para éste tiempo no solo no me creerían, sino que me molerían a palos.

 

Cuando escribes no lo haces más que para Mí. Yo pongo las Palabras en tu Espíritu, tu mente las recoge y las deja impresas en el mundo. Nada ganas, ni honores, bienes o reconocimiento, tal como han de ser mis servidores, porque Yo Soy tu restitución. En eso se reconocerá que no mientes, porque nada ganas a los ojos de los tuyos.

Para que se cumpla: La Luz vino al mundo y el hombre no estaba preparado para recibirla. Por eso Yo entresaqué, de entre los hombres a uno, y a ese le hice hijo mío, y establecí con él Alianza, así se cumple mi Palabra en ti.

 

  • Mi Señor, que gran y profundo amor siento por Ti. No entiendo que nadie pueda considerarte infiel a Tu amor por el hombre. No entiendo que nadie pueda verte distinto al Amor soberano.

 

El hombre infiel, me ve infiel. El hombre ve y juzga según su corazón. Si el corazón está oscuro, percibirá oscuridad. Si con rencor, me juzgará vengativo. Por el contrario, si su corazón es puro amor, me verán así,  porque en realidad “Yo Soy el corazón de todas las cosas que tienen vida”

 

Por ponerte por ejemplo de mi Amor te saqué del mundo y me uní a tu alma. Tu alma y Mi corazón son una misma cosa. Parte de la vida terrena, parte de la celestial, así es Mi corazón y tu alma.

 

Yo tomé tu alma y la cobijé  entre Mis manos,  insuflándola Mi hálito de vida y la coloqué en medio de los hombres para que contemplándola me gozara en ella y por amor a mi obra, Yo respete la vida del hombre.

 

Por Amor a ti amada mía, Yo vengo de nuevo a la tierra. Vendrán días de luto más adelante, porque mis decisiones se han modificado por mi unión contigo, más todo quedará compensado cuando elevando la vibración, se alcance la definitiva unificación de muchos en Mi amor.

 

Has de practicar la Sabiduría y para ello te iré dirigiendo.

 

Entregarás las palabras que pronuncias dentro del vaso sagrado a donde van a parar las Palabras pronunciadas por el E. Santo.

El Espíritu Santo forma espíritus que ya han nacido a la Luz eterna, para alcanzar el grado de perfección que les corresponde. Así como el científico recoge el aliento para perfeccionar su tesis, del Espíritu Santo, el hombre que alcanza un perfecto Espíritu, también recibe de ese Espíritu el aliento de su propia perfección.

 

Ahora concéntrate en Mí.

 

En el Espíritu existen zonas vírgenes y zonas pisadas por quienes ya han alcanzado una perfección. La zona virgen está inexplorada, sin productividad porque nadie llegó aún a ese descubrimiento. El ser que llega primero a una zona virgen, recibe la primicia, recibe la realización, porque es un logro que nadie consiguió.

Ese hijo es un hijo original, y los que vengan detrás serán a imagen y semejanza de ese hijo primogénito.

 

En el Espíritu quedó inexplorada la zona virgen de la mujer porque aunque muchas mujeres consiguieron explorar zonas dentro del vasto Espíritu, pocas alcanzaron la profundidad de él,  por su escaso conocimiento de las Leyes y de la vida.

Tu eres una mujer que aglutina en si misma, el espíritu de muchas, y que a la vez realiza algo nuevo que ninguna realizó en su tiempo.

 

Bienaventurados serán aquellos que oigan tus palabras y las entiendan, porque el Espíritu que desciende sobre ti, descansará también en ellos. Alabados serán por generaciones los que sirvan al divino Propósito que a ti te mueve.

 

Alcanzar la Luz es relativamente fácil si tu la alcanzaste, porque ejemplo eres de conocimiento y sabiduría para muchos, permanecer en la Luz trabajando en el amor para que el amor sea en ti, es difícil, por eso Yo acudo diariamente a ti, para ayudarte y darte Mi paz.

 

No desoigas Mi voz porque es lo único que puedes percibir de Mí Ser. Procura trabajar en mantener este estado puro de amor sin mancharlo ni con el pensamiento, porque lo perderías. Has de trabajar muchísimo más en alcanzar la sabiduría que conduce a la puerta del Jardín abandonado.

Medita, ama y alcanzarás el perdón para ti y los demás.

 

  • Mi Señor, que grandes son los misterios que me revelas. Yo no soy digna de que Tú estés a mi alcance. Mírame, estoy llena de defectos e impureza.

 

Solo hay un motivo para amarte. Solo uno, para dedicarte mi atención, y es, tu amor por mí Hijo primero y por Mí, después.

Cuando al principio Yo te llamé, confiaste en Mí y fuiste siendo probada durante largo tiempo, acrecentándose tu amor y perfeccionándose tu espíritu. Yo he de probarte más veces con decisiones que han de acercarte más y más a Mí, pero estas pruebas que he de enviarte no serán físicas. Serán las espirituales las más sutiles.

 

He dicho que quiero que escribas y estás siendo remolona. He dicho que trasmitas a los que están contigo, y también.

 

Has de trabajar mucho dedicándole horas a Mi mundo.

 

Es preciso que recibas Mi Palabra.