Mariam di Civitas Murata
María
Introducción
Comienzo
Continuación
Continuación (2)
Resumen
Resumen (2)
Estas sufriendo de dolor egoísta
Ahora vamos a hablar de tu infancia
Miedo y complejos
Auto-crucifixión
Sobre la redención de almas
Rostro en el Éter
Pléyades y Magia
Cuadratura del círculo
Háblame de Dios
Sobre el conocimiento y la sabiduría
La expansión de la consciencia
Solo quiero cantarte Padre mío con mi corazón
Semana de la Pascua
Kabalah y cuerpo atómico
En el Amor no manda más que el corazón
Sobre el Zohar
Sobre la Cruz del Temple
Constructores
Amado Padre
Sobre la Madre - A
Sobre la Sabiduría
Sobre los difuntos
Sobre la Eucaristía
Sobre el demonio
Sobre los falsos Maestros
Sobre el Universo
Sobre Cristo y la inmortalidad
Sobre el Reino
Sobre la Ramera
Sobre las almas gemelas
Diferencia con un medium
Sobre la manipulación
Sobre la Iglesia
Y el Espíritu del Señor
Y así dice el Señor
El Adviento
Sobre las leyes del Karma
La Presencia santificante
Sobre el Hijo original
Manifestación
Sobre la fe
Sobre la pecadora
Volver a Inicio
PDF Imprimir E-mail

10 de Diciembre 2005 y 22 Enero 2006

 

 

 

Ahora vamos a hablar de la Ley de Dios.

 

 

Cuando se nace se establece un pacto. Este pacto es una Ley llamada Karma o de destino, que no puede ser violada o alterada; y si un día se altera solo será por haberse modificado el ser que ha nacido.

 

 

Si un manzano produce manzanas, su destino es el de ser una fruta. Y eso sucederá mientras el manzano lleno de vida, marque su ciclo.

 

               

Esta es una Ley de Dios: el que a cada ser se le proponga un fin y un propósito.

 

 

Si el manzano es sometido a un injerto,  habrá sido alterado y dar un fruto distinto, pero nunca se alterará su función creada y no será algo distinto a un árbol frutal. Así de difícil es alterar el destino, pues es la Ley de Dios, o genética, o molecular y la vida rara vez produce algo para lo que no fue  previamente destinado.

 

 

Solo el hombre es el ser que tiene dominio sobre la naturaleza para poder modificarla, así que la importancia del hombre para el ciclo de la vida, es vital.

 

 

  • ¿Cómo puede ser alterado un destino?

 

 

Pues por medio del conocimiento de las Leyes del Karma.

 

 

En otro momento hablaremos de esta Ley.