Mariam di Civitas Murata
María
Introducción
Comienzo
Continuación
Continuación (2)
Resumen
Resumen (2)
Estas sufriendo de dolor egoísta
Ahora vamos a hablar de tu infancia
Miedo y complejos
Auto-crucifixión
Sobre la redención de almas
Rostro en el Éter
Pléyades y Magia
Cuadratura del círculo
Háblame de Dios
Sobre el conocimiento y la sabiduría
La expansión de la consciencia
Solo quiero cantarte Padre mío con mi corazón
Semana de la Pascua
Kabalah y cuerpo atómico
En el Amor no manda más que el corazón
Sobre el Zohar
Sobre la Cruz del Temple
Constructores
Amado Padre
Sobre la Madre - A
Sobre la Sabiduría
Sobre los difuntos
Sobre la Eucaristía
Sobre el demonio
Sobre los falsos Maestros
Sobre el Universo
Sobre Cristo y la inmortalidad
Sobre el Reino
Sobre la Ramera
Sobre las almas gemelas
Diferencia con un medium
Sobre la manipulación
Sobre la Iglesia
Y el Espíritu del Señor
Y así dice el Señor
El Adviento
Sobre las leyes del Karma
La Presencia santificante
Sobre el Hijo original
Manifestación
Sobre la fe
Sobre la pecadora
Volver a Inicio
PDF Imprimir E-mail

 

 

 

C
uando el grupo Templo de Salomón leyó en el foro de la página las intervenciones de María, no dudó en ponerse en contacto con ella para publicarlas.

 

María accedió muy amablemente a la propuesta, pero al pedírsele que escribiese una nota introductoria con su semblanza o biografía nos respondió con lo siguiente:

 

 

 

"Me pides algo muy difícil. Me pierdo en el pasado intentando hacer una biografía o semblanza mía. Me gustaría ser anónima, porque realmente me siento así...

 

Mi vida es una experiencia con Dios y de Dios. Él es el Autor, y yo solo la página en blanco en donde Él escribe.

 

Hace 18 años creía que era alguien pero en realidad, no era nadie porque vivía sin Él. Hoy no soy nada sin Él.

 

Así que habría que buscar otro modo de publicar lo que tengo sin ser yo, sino Él, el único protagonista".

 

 

 

Habiendo leído antes a María no nos sorprendió en absoluto esa contestación, que corresponde a un alma humilde, que por su misma humildad demuestra su grandeza. Ese es un ejemplo a seguir por todo aquel/aquella que busca el Camino. La humildad es fundamental para ascender por el Caduceo de Mercurio.

 

 

“No a nosotros, oh Señor, no a nosotros, sino a tu nombre da gloria” (Salmo 115)