La Casa de Egipto
José
La Casa egipcia de David
Moisés y Egipto
Volver a Inicio
PDF Imprimir E-mail
 

Yuya, también escrito simplemente como Yu, ha sido identificado por Osman con el patriarca bíblico José. El nombre de José, escrito como Yuseph en árabe, es un nombre compuesto por Jo o Yu, y Seph. Jo/Yu es la raíz hebrea Yah, la abreviatura del nombre de Yahvé. Yah se utiliza para formar otros muchos nombres bíblicos comunes, como Joel, que significa Yahvé es Dios.

 

Seph proviene de la primera parte del nombre egipcio (Zaphnath-pa-a-neah) que se le dio a José, y puede traducirse como "el sustento," como indica la Biblia. El historiador del siglo I dC Josefo cita de la historia del sacerdote egipcio Manetón, siglo III aC, que en los tiempos de Amenhotep III, Osarseph, literalmente "Visir Seph", prohibió el culto de los dioses egipcios.

 

La descripción del Visir Seph egipcio, esto es, el José del Libro del Génesis, es consistente con la existencia de un visir de la XVIII Dinastía de Egipto, y los títulos dados a José en la Biblia son idénticos a los de Yuya (Génesis 41:40-45; 45:8; Isaías 41:8, Santiago 2:23). Los títulos de Yuya, que se encuentran en su tumba, incluyen el "Dueño del Caballo," "Supervisor del Ganado de Amón y Min (Señor de Akhmin)," "Diputado de Su Majestad en la Carrocería," "Portador del Anillo del Rey del Bajo Egipto," "Boca del Rey del Alto Egipto," "El Sabio," "Favorito del Buen Dios," "Gran Príncipe," "Grande en Amor," "Único Amigo," "Amado por el Señor de las Dos Tierras," "Aquel que el Rey hizo Grande," "Aquel a Quien el Rey ha Hecho Su Doble," y "El Divino Padre del Señor de las Dos Tierras."

 

La Biblia atribuye a José la entrada en Egipto de una gran riqueza debido a su plan de prepararse para una prolongada sequía. La aparentemente inagotable riqueza de Egipto en este momento estaba consagrada a los extravagantes programas de construcción de Amenhotep III. El hecho que Yuya estaba considerado en muy alta estima, sea cual fuere la razón, no sólo se hace evidente por sus títulos, sino por su matrimonio con la mujer de alto rango Tuya, la Asenat de la historia del Génesis, Génesis 41:45, y miembro del clero de On, y también por su entierro extremadamente privilegiado en una tumba del Valle de los Reyes al lado de las de los mismos faraones de la XVIII Dinastía. La tumba de Yuya y Tuya fue la tumba más tranquila encontrada en el Valle de los Reyes antes del descubrimiento de la tumba de Tutankhamon.

 

Correspondiéndose con el relato de la Biblia, Yuya se convirtió literalmente en "el padre del faraón," el cual es el joven faraón Amenhotep III, el cual todavía no era un adolescente durante la muerte de su padre natural Thutmosis IV. Se colocaron en la tumba de Yuya y Tuya artículos infantiles pertenecientes a Amenhotep III y Sitamon, los cuales indican que ellos ayudaron a criarlos junto a su propia hija Tiye.

 

Después de que Amenhotep III se convirtiera en faraón, construyó en Tebas un palacio para Sitamon como se ha mencionado arriba. Amenhotep también construyó un palacio para Tiye en Tebas y una segunda residencia para ella en el delta del Nilo, la ciudad fortificada de Zarw en la bíblica Tierra de Gosén . En Zarw nació el hijo de Amenhotep y Tiye, Amenhotep IV, y pasó allí su infancia protegido de todos los enemigos políticos de la familia real, los cuales al menos pudieron ser sospechosos de la muerte en Menfis del hijo mayor de Amenhotep III, Thutmosis V.