Catolicismo
Los Estados Pontificios
Donación de Constantino
La cláusula Filioque
Lucifer
Templarios contra el Vaticano
¿Absolución del Temple?
Iglesia, nazismo y laicismo radical
Vaticano contra la genética
El Opus Dei
El Papa e Israel
Beatificación de Pío XII
El Vaticano suspende a un Obispo
Willigis Jäger
El sueño del concilio Vaticano II
Fiesta en la Capilla Sixtina
El Vaticano veta a los homosexuales
El poder de la Iglesia
De lama a seminarista
Negativa al funeral
La Sagrada Familia de Barcelona
Vover a Inicio
Google


PDF Imprimir E-mail

 

EL PERIÓDICO
Madrid, 4 de Agosto de 2008

 

El Papa, de vacaciones en los alpes italianos, almorzó ayer con una noticia entre curiosa e inquietante que pretende remover la discutida historia de la Iglesia católica. La Asociación Orden Soberana del Templo de Cristo, que asegura ser heredera de los míticos templarios, ha presentado una demanda contra el obispo de Roma, al que exigen la rehabilitación de la orden, suspendida por el papa Clemente V en 1307 cuando el entonces rey de Francia, Felipe IV, le convenció de lo herejes que eran y de paso se quedó con sus tierras.


Para rematar la denuncia, reclaman al Pontífice el reconocimiento de los bienes decomisados, valorados en la nada despreciable cifra de 100.000 millones de euros. Esta cantidad incluye las 9.000 propiedades que, aseguran, tenían en Europa, sin contar los derechos sobre tierras, pastos, molinos y derechos portuarios, incluidos barcos de transporte y de guerra, cuya amortización con el paso de los siglos quizá haya mermado algo su valor.


En la denuncia, presentada en los juzgados de Madrid, los hijos de los templarios aseguran no tener intención "de producir la quiebra de la Iglesia" y afirman que no buscan que se les devuelva lo que creen suyo, sino que el tribunal entienda "la magnitud de la operación tramada" contra la institución. La demanda no fue admitida en primera instancia y la orden espera que se resuelva el recurso interpuesto ante la Audiencia Provincial de Madrid.



ESCRIBIR, LEER Y PASEAR


Mientras, Benedicto XVI aprovecha su descanso estival para escribir el segundo volumen de su libro Jesús de Nazaret. Según el Vaticano, el Papa dedica las mañanas a la lectura y a pasear con su hermano Georg, también sacerdote, y las tardes, a tocar el piano.