Hermes
Hermes Trismegisto
Volver
Hermes Trismegisto PDF Imprimir E-mail

 

¿Pudo haber sido Moisés discípulo de Akenatón?

 

Muchos escritores, en la década de los años sesenta, barajaron esa posibilidad; Moisés como sacerdote se había instruido en las ciencias y letras egípcias y aunque Akenatón ya había sido olvidado, Moisés pudo haber tenido acceso secreto a sus enseñanzas monoteístas , verse influido por las mismas e iniciar el ambicioso proyecto de acaudillar a un pueblo tendente a la idolatría.

 

Se habla de varias similitudes en ambos pensamientos:

-Único Dios , creador de todas las cosas.

-Igualdad entre los seres humanos.

-Bondad y justicia, etc.

 

 AKENATON  MOISÉS
  • Todo país extranjero, por lejos que esté, lo haces vivir.         
  • Las aguas corren por las montañas, descienden a los valles hacia el lugar que tú has fijado.
  • Pusiste el Nilo en el cielo que hacia ellos llega.
  • Haces brotar fuentes en los barrancos, ellas horadan el centro de las cordilleras.
  • Forma las corrientes de agua sobre las montañas, como el verde mar, para regar sus campos y territorios.
  • Desde tus altas cámaras alimentas las montañas. La tierra se sacia con el líquido de tu cielo. La tierra se sacia con el líquido de tu cielo.
  • Desde el alba, desde que tú asciendes por el horizonte, la humanidad está alerta y alzada sobre sus pies.
  • Sale el sol. Sale el hombre a su trabajo.
  • El universo entero se entrega a su trabajo.
  • Trabaja hasta la noche.
  • Los barcos descienden y remontan la corriente. Que numerosas son las cosas que has creado, hombres, rebaños y fieras salvajes.
  • Que numerosas son tus obras, Yahvé, pequeños y grandes animales son movidos por ti, por ti los barcos navegan.
  • Todo lo que está sobre la tierra y camina por su pie, lo que vuela en las alturas con las alas desplegadas.
  • Todos esperan de ti que les des su tiempo y su comida.
  • Pusiste a cada hombre en su sitio y le proporcionaste lo necesario.
  • Tú les das, ellos reciben. Tú abres la mano, ellos se sacian .
  • Cada uno tiene para comer y su vida está predeterminada.
  • Tú escondes tu rostro, ellos se espantan. Tú retiras tu aliento, ellos expiran.
  • Tú, no cesas de alentar para que las criaturas vivan.
  • Tú envías tu aliento, ellos son creados. Tú renuevas la faz de la tierra.

 

Hay autores que van más lejos y piensan, ¿Y si Moisés creó su propia divinidad?

 

Una religión monoteísta suponía una verdadera revolución vanguardista en una época histórica donde ciertos animales, elementos de la naturaleza o los astros eran dioses que regían sus vidas. Las civilizaciones más avanzadas eran politeístas; Grecia, Egipto, Roma; la existencia de un único Dios rompía todos los esquemas.



Gervasio Fornier González, catedrático de geografía crítica e histórica de la edad antigua, escribió en 1906 una magnífica obra titulada "Geografía crítica e histórica de la edad antigua " donde afirmaba con sólidos e interesantes argumentos la posibilidad de que Moisés crease una nueva divinidad "Yahvé" que le permitiría su finalidad política y religiosa.



Uno de los argumentos más curiosos que expone dicho autor es que la famosa frase Bíblica "Dirás a los hijos de Israel, Que Soy el que Soy y El que Es me ha enviado a vosotros" (Éxodo, 5:14-15), nos recuerda a la frase escrita en la lápida del templo del templo de Sais que dice " Yo Soy todo lo que ha sido, es y será y nadie ha descubierto aún el velo que me cubre”, además de estas hay otras similares con inscripciones dedicadas a Ptah, Ra, Ammon, Osiris y otras divinidades.

 

El lector de este artículo habrá notado que a medida que avanza la redacción de este texto, las cuestiones son más atrevidas y arriesgadas, lo cual no significa que no pudieran ser ciertas y llegamos a la última cuestión:

 

¿Y si el Éxodo no existió y personajes como Moisés y Aarón son un mito?

 

Realmente algunos así lo entienden, pero al igual que no se ha podido demostrar la historicidad del Éxodo, tampoco se ha podido demostrar lo contrario. Ciertos autores creen que la historia del Éxodo está inspirada en leyendas egipcias como el cuento del pendiente de la remera y que la historia de Ajenatón influyó en el desarrollo de la mitología judía, plagiando incluso los textos egipcios, de esta forma Moisés y Aarón serían personajes míticos que nunca existieron.