Hermes
Hermes Trismegisto
Volver
Hermes Trismegisto PDF Imprimir E-mail

 

¿Pudo haber sido Moisés y Akenatón una misma persona?

 

Es poco probable porque aunque ambos fueron precursores del monoteísmo, existen entre ellos más diferencias que similitudes porque:

 

1.- No existen actualmente evidencias arqueológicas sobre la existencia histórica de Moisés, salvo el Pentateuco, mientras que Ajenatón es conocido desde el descubrimiento de El-Amarna en 1824.

2.- Ajenatón fue faraón durante casi dos décadas; Moisés fue sacerdote y después el caudillo que guiaría al pueblo de Israel.

3.- El faraón tuvo como esposa a Nefertiti, probablemente egipcia, mientras que Moisés contrajo matrimonio con Seforah, mujer de raza etíope o bien de Arabia Saudí.

4.- El monoteísmo del faraón se basa en el culto al sol, mientras que Moisés recoge un culto practicado por los antiguos patriarcas hebreos y lo desarrolla. El culto judío es hacia un Dios "a nuestra imagen y semejanza", el del faraón es en forma de astro radiante. Sin embargo Yahvé se mostró ante Moisés como una zarza ardiendo ¿Hay similitud en esto?

5.- La cronología no encaja; Ajenatón reinó hasta el 1340 a.C. con un margen de error de una década, mientras que el éxodo ha sido situado por la mayoría de los autores entre el 1225-1211 a.C.

6.- Las vidas de ambos personajes discurren por distintos caminos y de seguro que abundan muchas otras distinciones que nos hacen pensar que Ajenatón y Moisés fueron distintas personas.

 

¿Pudo ser Ajenatón el amable faraón que dio la bienvenida a Jacob y a sus hijos?

 

Es más verosímil por el contexto, pero la mayoría de autores piensan que no coinciden las fechas; Jacob y José son de una época anterior, tal vez sobre el 1650 a.C.

 

¿Pudo ser Amenofis III el faraón de la opresión y Akenatón el débil faraón del Éxodo?

 

Aunque el perfil psicológico e histórico del gran Amenofis III encaja perfectamente con el faraón del cautiverio hebreo y las cartas halladas en 1887 procedentes de Canaán sobre las tribus del desierto, mencionan unos "Kharibi" o hebreos, debe tenerse en cuenta que Canaán ya estaba antes poblada por Edomitas, Moabitas y Ammonitas, todos ellos tan hebreos como los hijos de Israel. Así pues, esos documentos no son prueba suficiente para confirmar una aceleración de la conquista de Canaán por parte de los judíos en tiempos de Ajenatón.

 

¿No seria el general Horemheb el faraón que corría tras los judíos cuando estos iniciaban el Éxodo?

 

No olvidemos que hay quien afirma que Ajenatón tuvo un harén de concubinos y que tuvo por favorito al general Horemheb, futuro faraón.

 

De no haber sido Moisés hombre influyente en la corte ¿Cómo habría salido airoso de su empeño? ¿No sería Moisés la misma persona que aquel Thutmés, hijo de Amenofis IV? ¿Cómo desaparece tan bruscamente de la historia la figura de Thutmés sin dejar más rastro que un látigo con su nombre hallado en la tumba de Tutankamón? La palabra Tutmosis con que describen algunos egiptólogos el nombre de Thutmés ¿No se convertiría en la palabra Moisés?

 

Tutmosis significa hijo de Thot, mientras que Moisés viene de Mu-meses que significa "Hijo de las aguas", así la Biblia lo traduce como "Del agua sacado" (Éxodo 2, 10). El nombre en hebreo no es Moisés, sino Moshe porque la "S" es fruto de la traducción del nombre de Moshe a su equivalente griego. Moshe se asemeja a Mashah que significa en hebreo "sacar" y los redactores del Hexateuco señalaron que ese era el origen del nombre, no obstante esto tampoco es coherente porque Moisés fue sacado de las aguas por una princesa egipcia, la cual no le hubiese puesto un nombre hebreo, sino egipcio.

 

¿Cómo se encontraría Moisés tantas veces en presencia del faraón si no era miembro de la familia real? ¿No sacaría Moisés de aquella ciudad del horizonte de Tum el germen del monoteísmo judaico? ¿Es pura coincidencia que los primeros documentos escritos y fundacionales del judaísmo aparezcan después del desastre habido en la ciudad del horizonte de Tum?

 

Lo más probable es que el éxodo tuviera lugar, tal vez de forma paulatina, entre los reinados de Horemheb y Menerptah y que el paso por el desierto hubiese podido señalar un periodo de reagrupamiento de los evadidos. Quizá la apertura del Mar Rojo fuera un simple episodio relacionado con la inundación de alguno de los canales que los egipcios abrieron en el desierto al objeto de hacer un transporte rápido de piedra, o del canal Nilo-Mar Rojo, esto es, el precedente del canal de Suez. Es muy probable que Moisés, por su altísima preparación cultural, tuviese pleno conocimiento de la infraestructura hidrológica de Egipto.