Locus Codex
El Pez Cristiano
El valle de Edom
Moab
Alejandro VI
Peligro en el Ártico
El LHC y Nostradamus
Hesicasmo
Cerrar ventana
PDF Imprimir E-mail

 

Y este es el segundo punto:

 

¿Murió Moisés o fue trasladado? Esta pregunta surge porque nuestra iglesia enseña que algunas personas no han muerto sino que han sido trasladadas, como por ejemplo, Juan el amado. Según Deuteronomio 34:5-6, parecería que Moisés murió. En Judas 1:9, aunque no está bien aclarado, parecería indicarlo mismo.

 

¿Quiénes son los seres trasladados? Según la Biblia, son personas arrebatadas de la tierra sin probar la muerte. Tanto así, que permanecen con vida en su condición física. En otras palabras, no han sido resucitados, pero no tienen la capacidad de morir. Por lo que son "seres trasladados", se colocan junto a los seres mortales o resucitados.

 

La Biblia habla de tres personas que encajan en esta categoría. Según Génesis 5:24 y Hebreos 11:5, Enoc fue trasladado. En 2 Reyes 2:1-12 aprendemos que Elías fue también trasladado, y en Juan 21:20-24 leemos de un modo implícito que el Señor le promete a su amado apóstol que no moriría.

 

Conclusión:

 

El dato importante que debemos tener presente es que la Biblia claramente establece que Elías fue arrebatado a los cielos sin probar la muerte. También la Biblia nos dice que la primera persona en resucitar fue Jesucristo, consecuentemente, Elías ni murió ni fue resucitado. (Ver Isaías 61:1 y Lucas 4:17-21)

 

En Mateo 17:2-4 leemos sobre un acontecimiento en el que Jesús lleva a Pedro, a Santiago y a Juan a la cima de una montaña y se transfigura delante de ellos. Por "transfigurar" entendemos "y resplandeció su rostro como el sol, y sus vestidos se hicieron blancos como la luz" (Mt 17:2).

 

Pero esto no fue todo, "Y he aquí les aparecieron Moisés y Elías, hablando con él". Con este pasaje esta claro que Moisés no pudo haber sido el espíritu de un hombre muerto mientras que las otras cinco personas allí reunidas eran todos seres vivientes. Todos los involucrados en este incidente estaban vivos, respiraban, eran seres vivientes. La inquietud de Pedro: "Si quieres, hagamos aquí tres enramadas; una para ti, otra para Moisés, y otra para Elías" nos muestra que Pedro los veía con un cuerpo y estaba tratando de hacer algo para que estuvieran confortables. Este no hubiera sido el caso si Moisés hubiera estado muerto. Pero entonces ¿Porqué el relato de Deuteronomio 34:7 dice que murió? Aquellos que afirman que toda palabra en la Biblia es exactamente la palabra correcta originalmente escrita por los profetas inspirados de Dios, no tienen forma de compaginar estas diferencias. Por consiguiente ignoran la historia de la transfiguración y confían en las palabras encontradas en el Antiguo Testamento. Sin embargo, aún así se encuentran con un problema. El Antiguo Testamento nos da tres diferentes relatos de cómo murió el rey Saúl (ver 1 Samuel 31:4, 2 Samuel 1:14, y 1 Crónicas 10:4-5).

 

¿Y que tenemos sobre la muerte de Moisés?

 

Obviamente, Moisés no escribió sobre su propia muerte. Por lo que es logico que alguien lo hizo. Precisamente quién haya colocado esa parte allí, es desconocido, pero sabemos que este incidente ocurrió casi 5.000 años atrás. Desde entonces, los libros de la Biblia han sido copiados y recopiados incalculables veces. Decir que en todo este tiempo no se cometieron errores al copiar estos textos no es consistente con los hechos históricos.

 

Por supuesto, no es imprescindible para nuestra salvación el saber si Moisés fue trasladado o no, pero de acuerdo con la Biblia no podemos decir con certeza que haya muerto en verdad. Por lo que la posibilidad de que haya sido resucitado, es ciertamente bíblica.

 

Otros puntos a considerar:

 

Debido a la promesa que Jesús le hace a Juan, tenemos la prueba de que éste no murió. (Juan 21:20-24). Aún cuando esta doctrina sea extraña para otros creyentes, es una doctrina bíblica y sobre todo promulgada por Jesucristo mismo. No solamente le promete esto a Juan sino que en Mateo 16:28 dice algo más al respecto.