Arquitectura
La Construcción
Las Siete Maravillas
El Partenón
El Coliseo
El Panteón
Las Termas
Paleocristiana
La Iglesia Románica
El Castillo Medieval
El Monasterio
La Catedral Gótica
La Sainte Chapelle
Los Constructores
La Cruzada
El Palacio
La Torre Eiffel
Volver a Inicio
PDF Imprimir E-mail


Exteriormente, el Coliseo presenta una fachada continua que alcanza los 48,5 m de altura. Esta consta de cuatro niveles, los cuales están divididos entre sí por entablamentos continuos que, apoyados sobre semicolumnas, son la base del piso siguiente. Los tres primeros niveles presentan, entre arco y arco, semicolumnas empotradas en los pilares. Las del primer nivel son toscanas, las del segundo, jónicas y, las del tercero, corintias. Este ordenamiento responde a que, según las proporciones clásicas, las columnas toscanas son las más robustas, las jónicas son un poco más esbeltas y las corintias más aún.


Cuanto más esbeltas son, menos capacidad portante tienen. Por esta razón se van colocando más arriba o más abajo según el peso que pueden soportar. Estas columnas no deben soportar nada puesto que su función es decorativa, no obstante, se han colocado así para dar idea de tectonicidad, esto significa, dar la apariencia de que lo de abajo puede soportar a lo de arriba.


El último piso está decorado con pilastras de estilo compuesto, mezcla de jónico y corintio típicamente romana. Las pilastras son columnas aplanadas y adosadas al muro. Este nivel no presenta arcos como los tres pisos de abajo sino pequeñas ventanas rectangulares.


Las columnas, pilastras y entablamentos fueron colocados para dar gracia a la fachada que, si sólo presentara arcos, se vería muy dura y anodina. De esta manera, el frente del Coliseo se ve ritmado por una regular sucesión de arcos y columnas.


La continuidad de la fachada solo se ve interrumpida en la planta baja por los cuatro accesos. Estos estaban jerarquizados por un frontón triangular que apoyaba sobre dos columnas.


Contribuía al majestuoso efecto general el hecho de que todos los arcos de la fachada alojaran estatuas de mármol. Tengamos en cuenta que el Coliseo presentaba 240 arcos a lo largo de su frente.


Los cimientos del Coliseo estaban construidos con hormigón, el resto de la estructura se edificó con ladrillos y bloques de toba. Su fachada estaba revestida en travertino y sus galerías interiores en estuco y decoradas con relieves policromados. Los paramentos de las tribunas que, eran el límite con la arena, eran de mármol pulido. Esto conseguía un imponente efecto estético a la vez que impedía que las fieras subieran a las tribunas puesto que sus uñas resbalaban en el mármol.


Los bloques de toba y travertino estaban unidos entre sí mediante grapas de bronce. Así, las juntas se presentaban sin mortero, con un acabado perfecto.


En el año 404 las luchas de gladiadores fueron definitivamente prohibidas, sin embargo, las luchas entre fieras no lo fueron hasta 523. Posteriormente, el monumento pasó a manos de la Iglesia que, lo dejó en el más completo abandono por no disponer de recursos para mantenerlo. Entonces, las familias nobles empezaron a despojarlo de las estatuas que ornamentaban su frente. Los terremotos de 801 y 847, lo afectaron seriamente. En el estado ruinoso en que quedó, fue usado como cantera de materiales que, eran aprovechados en otras construcciones.


Dos siglos después fue convertido en fortaleza por una familia noble de Roma hasta que, en 1312, volvió a manos de la Iglesia. Los Papas extrajeron del Coliseo centenares de bloques de travertino para construir, entre otras cosas, el palacio Barberini y la iglesia de San Pedro. Otra práctica común era la de extraer las grapas metálicas que unían los bloques, por esta razón la fachada se encuentra actualmente llena de hoyos. En 1749 fue consagrado monumento de la Iglesia, en memoria de los mártires cristianos allí ejecutados.


Esto era un afortunado error, se supo con posterioridad que dichas ejecuciones se llevaron a cabo en el Circo Máximo. En el siglo XIX comenzaron las obras de reestructuración del edificio. En ese entonces se añadieron los contrafuertes que impiden que las fachadas se desmoronen. Hoy, después de 20 siglos de agitada historia, las imponentes ruinas del Coliseo, convertidas en un símbolo de Roma, de Italia y de la misma Europa, son un fiel testimonio del genio romano.



Augusto Rocca Arq.

Esta dirección de correo está protegida contra los robots de spam y necesitas tener Javascript activado para poder verla