PDF Imprimir E-mail
 

 

Los Libros de la Ley o los Diez Mandamientos para los cristianos que fuesen contenidos tiempo después y venerados en el Arca de la Alianza, significan la Toráh para los israelitas y la base de todos los libros sagrados que se le atribuyen a Moisés como autor, y que fuese plataforma indiscutible de los códigos incorporados en el Antiguo Testamento. Marcan la famosa “Alianza” entre Yahvé y su pueblo “elegido” de Israel.

 

Cuarenta años aproximadamente luego de la entrega de la Ley, los hijos de Israel cambiaron su vida nómada en los desiertos del Sinaí por un establecimiento en Palestina. Moisés no lo vería con sus ojos; sería Josué en su reemplazo quien dirigiese esos asentamientos.

 

Volviendo al Arca y al tesoro contenido en ellas, se estima que desapareció misteriosamente alrededor del año 900 a.c. o bien fue saqueada y/o destruída alrededor del 586 a.c. por Nabucodonosor, cuando éste arrasó hasta sus cimientos el templo construido por Salomón y llevó en cautiverio al pueblo judío a Babilonia.

 

Se estima y/o pretende que en el año 1119 de nuestra era, tras la conquista de Jerusalén por parte de los Cruzados, los caballeros Templarios se instalaron en la cima de la montaña donde se hubo situado una vez el templo levantado por Salomón, y comenzaron a llevar a cabo interminables excavaciones en el interior de sus ruinas, con la finalidad de hallar el Arca perdida.

 

Hay quien supone que la encontraron y existen del mismo modo los que suponen que no fue así.

 

Es probable que el tesoro obtenido haya sido el de un ignoto legado arquitectónico, que de regreso a Europa, los caballeros portaran con ellos dando inicio a una revolucionaria forma del arte, como está comprobado lo ha sido el Arte Gótico.

 

Están asimismo los que sostienen que el Arca de la Alianza se halla en una iglesia de Etiopía, donde extrañamente el Arca es cabecera de culto por parte de los fieles cristianos que acuden a sus 20.000 iglesias, habiendo supuestas réplicas de la misma en todos estos templos.

 

Nacido Menelik de una relación entre Salomón y la reina de Saba, quien se cree era de origen etíope, éste se educó junto a su padre en Jerusalén para regresar años más tarde al reino de su madre y portar el Arca consigo. Luego de permanecer el tesoro en un templo al efecto sito en la isla de Elefantina durante 800 años, Etiopía es conquistada por un rey cristiano y éste la colocó finalmente en la Iglesia Santa María de Sión donde reside hasta el presente.

 

Muchas son las especulaciones, más nada existe en concreto referido a la existencia en la actualidad del legado de Dios a Moisés.