Catolicismo
Los Estados Pontificios
Donación de Constantino
La cláusula Filioque
Lucifer
Templarios contra el Vaticano
¿Absolución del Temple?
Iglesia, nazismo y laicismo radical
Vaticano contra la genética
El Opus Dei
El Papa e Israel
Beatificación de Pío XII
El Vaticano suspende a un Obispo
Willigis Jäger
El sueño del concilio Vaticano II
Fiesta en la Capilla Sixtina
El Vaticano veta a los homosexuales
El poder de la Iglesia
De lama a seminarista
Negativa al funeral
La Sagrada Familia de Barcelona
Vover a Inicio
Google


PDF Imprimir E-mail
 

 

Baphomet¿En qué momento sucede que “El que trae la luz” Lucifer, se convierte en el “Príncipe de las tinieblas”?


Baphomet, el nombre del supuesto ídolo es en realidad un concepto dentro del Temple, es decir es un concepto templario que a ciencia cierta no se sabe cual es el verdadero significado. Hugo de Payens fue iniciado por Teocleto  en grandes secretos, Teocleto era el gran pontífice de la Iglesia de Juan, y aparentemente el símbolo de Baphomet, algunas veces descrito como una cabeza (a veces con barba a veces no), puede bien haber ser un símbolo usado para la cabeza de Juan Bautista, el padre de la Iglesia Gnóstica. Hay otra interpretación (para los que han leído El Código Da Vinci), en el que Baphomet usando el código “ATBASH” se convierte en SOFIA (que en griego significa Sabiduría). Otra acepción bastante plausible es que Baphomet se derive de las palabras griegas “Baphe” y “Metis” que juntos significarían Bautizo de Sabiduría. También encontramos que leyendola palabra Baphomet al revés se tiene
tem. o. h. p. ab., abreviación de “templi omnium hominum pacis abbas”, que en castellano seria “padre del templo de la paz de todos los hombres”.

 

Otras dos ideas un poco mas asidas de lo pelos, son que Baphomet es una mal pronunciación de Mohamed (Mahoma) o también Abufihamat en árabe “Padre del Entendimiento”. Claro que últimamente lo detractores del Temple y la Masonería, relacionan a Baphomet con el diablo. Pero todo esto es materia de otro ensayo, incluso toqué este tema en el ensayo sobre Santa Eufemia y sus reliquias. En todo caso, durante esos días de la Edad Media, si Baphomet tenía algo que ver con sabiduría entonces era herejía.

 

El Baphomet con cabeza de cabra que ahora es muy usado como símbolo del mal, fue creado por Éliphas Lévi para su libro “Dogme et rituel de la haute magie” en 1854. Básicamente combinando “El Diablo” del Tarot con la “Cabra de Mendes” que era la  deidad de fertilidad en Mendes (antiguo Egipto). En teoría el tomó algunos datos de las confesiones, bajo tortura extrema, de nuestros hermanos templarios a la Santa Inquisición, y mezcló esto con las gárgolas que existen en iglesias templarías. Por otro lado Lévi era de formación cabalística y tenía inclinaciones gnósticas y de alquimia, por eso se pueden observar elementos en el dibujo que muestran estas corrientes. Un detalle adicional, este dibujo de “Baphomet de Mendes” que es el nombre original del mismo,  no tenía nada que ver con el Baphomet templario. Los templarios son apresados en los 1300 y este dibujito sale al aire en 1860, casi 600 años después.

 


Es muy probable que Lévi haya encontrado la inspiración para su dibujo basándose en un pintura de Francisco de Goya y Lucientes, “El Aquelarre” que muestra un macho cabrio rodeado de brujos y brujas. El cuadro de Goya nos recuerda los mitos creados durante los 1300-1400 por la Santa Inquisición y la caza de brujas. La cabra que había sido una deidad en varias culturas indo-europeas debía ser relegada. Pero eso era difícil, por lo tanto como en esos días lo que no era cristiano era diabólico; la cabra termino siendo una personificación del demonio. El Diablo tal como lo conocemos estos días es una invención meramente cristiana.



En la Biblia inglesa que el rey Jaime encargó elaborar en el año 1611, el nombre Lucifer aparece en Isaías 14:12. La traducción al inglés, y probablemente otras traducciones populares, están basadas en traducciones del latín hechas por San Jerónimo (340?-420), en el siglo cuarto. A continuación encontrarán el texto en latín:



14:12 quomodo cecidisti de caelo lucifer qui mane oriebaris corruisti in terram qui vulnerabas gentes


¿Por qué caíste del cielo, Lucifer, tú que te elevaste por la mañana? Estás arruinado, tirado en el suelo, tu, que heriste a la gente.”



Cuando leemos este texto fuera de contexto, cualquiera podría suponer que se trata del diablo, Satanás, el ángel malo que cayó del cielo. Muchos cristianos interpretan el verso de esa manera. Para los cristianos modernos, Lucifer es otro nombre para Satanás. Pero el verso no se trata de Satanás, se trata del rey babilónico que persiguió a los judíos, es parte de una canción satírica.

 

El autor original de Isaías, que fue el que escribió el texto en hebreo, llamaba al rey de manera burlona Helal, lo que quiere decir “estrella de día”. Jerónimo basó su traducción en la traducción del griego, la Septuaginta, que traduce la palabra hebrea utilizando el nombre griego Eosphoros (= Venus de la mañana). Como lo mencionamos anteriormente, el equivalente a Eosphoros en latín es Lucifer.

 

En los tiempos de San Jerónimo, Lucifer no era uno de los nombres de Satanás. Es más, el obispo de Sardinia, que fue el fundador de una secta cristiana, se llamaba Lucifer. Es interesante que Jerónimo escribiera un ensayo sarcástico en contra de los luciferinos. En mi opinión, Lucifer es la traducción adecuada de Helal en hebreo, o del griego Eosphoros. No obstante, yo pienso que Jerónimo debe haberse reído cuando escribió el verso anterior.

 

En las biblias modernas Isaías 14,12 se lee del siguiente modo:

 

Como caíste del cielo, Lucero, hijo de la mañana! Derribado fuiste a tierra, tu que debilitabas a la naciones”. Y si uno lee el capitulo entero, se da cuenta de que la alegoría hace referencia al Rey de Babilonia, no a Satán.

 

En un inicio, Lucifer no era un nombre para Satanás, sino el nombre latino para designar a la estrella matutina, Venus. San Jerónimo usó el nombre latino de la estrella para traducir el verso de la Biblia que hacía burla de la caída del rey babilónico. Luego, la gente malinterpretó el verso haciendo referencia al ángel caído, Satanás. De esta manera, Lucifer se convirtió en el nombre para Satanás.



Cuando hemos hablado de Venus, el lucero de la mañana, y el Shekinah, dejamos entrever que Joshua ben Jusef había nacido un año en donde se experimento una Shekinah (año 7 A.C.), que supone es un gran evento en el judaísmo, y que en esta ocasión traía el nacimiento del Mesías. Puede ser por eso que en el Apocalipsis de San Juan (Revelación), 22:16, Jesús dice:

 

"Yo, Jesús, he enviado a mi ángel para que testifique ante vosotros estos sucesos en las iglesias. Soy la raíz y la descendencia de David, y la Estrella Brillante de la Mañana....


Que el lector saque sus conclusiones...

 

 

Fidel Rey de Castro