Filósofos
Gnoce te Ipsum
Giordano Bruno
Kabaleb
Mario Satz
Volver a Inicio
Google


PDF Imprimir E-mail

 

Mario SatzMario Norberto Satz Tetelbaum es poeta, narrador, ensayista y traductor. Nació en Coronel Pringles, Buenos Aires, en el seno de una familia de origen hebreo. En 1970 se trasladó a Jerusalén para estudiar Kábala y en 1978 se estableció en Barcelona, donde se licenció en Filología Hispánica.

 

Hoy combina la realización de seminarios sobre Kábala, terapia de la risa y su profesión de escritor. Incansable viajero, ha recorrido Estados Unidos, buena parte de Sudamérica, Europa e Israel.

 

Publicó su primer libro de poemas, Los cuatro elementos, en la década de los sesenta, obra a la que siguieron Las frutas en 1970, Los peces, los pájaros, las flores en 1975, Canon de polen en 1976 y Sámaras en 1981. En 1976 inició la publicación de Planetarium, serie de novelas que por el momento consta de cinco volúmenes: Sol, Luna, Tierra, Marte y Mercurio, intento de obra cosmológica que, a la manera de La Divina Comedia, captura el espíritu de nuestra época en un vasto friso poético.

 

 

Sus ensayos más conocidos son El arte de la naturaleza, Umbría lumbre y El ábaco de las especies.

 

 

La abeja del Rey Salomón

La abeja de SalomónEn este libro Mario Satz intenta desvelar el secreto de la sabiduría de Salomón contándonos su relación con una abeja, símbolo, en el mundo clásico, de orden, conocimiento y dulzura. La abeja habla y el rey escucha, estableciéndose un curioso paralelismo entre la vida de la colmena y la vida de las monarquías con sus luchas dinásticas, trabajos y amores.

 

Al rey hebreo se le atribuyen tres importantes libros de la Biblia, los cuales, de responder a su mano, fueron escritos a distintas edades: el primero y más importante es el Cantar de los Cantares, el segundo el Eclesiastés y el tercero el libro de los Proverbios. Hasta en esta secuencia el rey Salomón resulta un digno hijo del cielo, pues es natural que a todo joven le interese el amor, a todo adulto el correcto empleo del tiempo y a los ancianos, por economía vital y destreza biográfica, la fuerza sentenciosa de los proverbios.

 

He aquí un libro que danza, fluye como un río y recorre nuestra intimidad. Engañosamente sencillo y, pese a remitirse a una época lejana -el siglo X antes de Cristo-, es capaz de hablar de tú a tú con nuestros contemporáneos.