Pablo VI
El General Gotovina
El Papa Masón
Belver de Cinca
El Caso Belver
MI6, CIA, Mossad, etc...
Gary Webb
Pelea entre cristianos
Apariciones Marianas
Justicia social
Asombroso discurso de un veterano
La derrota de Pedro el Grande
Información y manipulación
Manifesto ambiental de Noah sealth
Vover a Inicio
PDF Imprimir E-mail
 

 

LA IGLESIA


La interesante iglesia parroquial de Belver de la Asunción de la Virgen, que hasta hace poco guardaba los restos humanos que han sido objeto de denuncia, es un sólido edificio que en parte ha sido documentado por el párroco de Zaidín, D. Francisco Castillón Cortada.

 
Se trata de un amplio edificio en estilo tardo-gótico con girola en la cabecera y profundo coro en alto a los pies; es de tres naves con cubierta en bóveda de crucería estrellada apeada en gruesas columnas cilíndricas. De estilo romanista es su fachada de 1592, parece posterior a la iglesia, interesante obra del maestro de obras de Monzón, Juan Camurrio (Castillón Cortada).


La reciente intervención en el solado de la iglesia, colocándose baldosas grandes pulidas y brillantes, así como otras intervenciones poco afortunadas, desdicen a simple vista con la categoría e identidad del edificio antiguo. La iglesia debería de estar catalogada y recibir más protección a la hora de cualquier intervención en su patrimonio histórico-artístico y antropológico.

 

LA DENUNCIA


Como consecuencia de una obras que se estaban haciendo en la renovación de la pavimentación e instalación de la calefacción en la iglesia parroquial de Nª Sª de la Asunción de Belver y el hallazgo de abundantes restos de huesos humanos en el subsuelo y en las zanjas practicadas, un vecino del pueblo procedió en marzo a diversas denuncias ante el Justicia de Aragón y el juzgado de Fraga: "…según parece, sin autorización de ninguna clase, en lugar de procederse a la paralización de las obras, y avisar a las autoridades competentes, al objeto de los pertinentes levantamientos, catalogación de objetos, catas arqueológicas y demás; se cargaron los restos humanos aparecidos en remolques, y se vertieron en finca particular de Casa Batista (Manuel Carrasquer), sita en Partida Sardera" (28 de mayo de 1997).


El 19 de marzo de 1997 D. Chesús Bernal, en representación de los Diputados de Chunta Aragonesista (CHA), formuló la siguiente pregunta parlamentaria al Gobierno de Aragón: ¿Tiene conocimiento el Gobierno de Aragón de la aparición de dichos enterramientos y de bienes patrimoniales en la iglesia parroquial de Belver de Cinca?. En Caso afirmativo ¿qué tipo de bienes patrimoniales aparecieron, cuál es la valoración que de todo ello hace el Gobierno de Aragón y qué actuaciones piensa llevar a cabo en relación con este hecho?

 

LA RESPUESTA


A la pregunta del diputado Bernal, el departamento de educación y cultura respondió que "... personó en el lugar a una arqueóloga... comprobando que las citadas obras se habían ejecutado en su totalidad... La arqueóloga fue informada por el cura-párroco que los restos óseos aparecidos en la zanja eran paquetes de huesos sueltos, sin ninguna disposición anatómica, que fueron depositados en el osario del pueblo. Por otra parte, ese mismo sacerdote no mencionó la supuesta aparición de restos patrimoniales, pero indicó que en el lugar de los hechos se personó la Guardia Civil" (respuesta escrita del Consejero de E. y Cultura, 8 de abril de 1997).


Según la Ley de Patrimonio Histórico Español de 1985 este tipo de hallazgos pertenecen al patrimonio arqueológico por comprenderse en él "las remociones en la superficie y en subsuelo". Por consiguiente, esta actuación -según la ley- debería haber contado con la autorización de la administración competente, debiendo la empresa, o en su defecto el párroco, de haber comunicado inmediatamente todos los hallazgos a la DGA (Art. 41.1 y 3 y 42.1).

Es evidente que si la representante del DGA actuó cuando el nuevo pavimento estaba colocado, en realidad no pudo hacer nada. Por otro lado, teniendo en cuenta que se recogieron más de seis sacos de huesos, según testimonios de los propios albañiles, parece poco razonable que se tratase de "huesos sueltos". Eran los cadáveres de los que durante siglos han podido enterrarse dignamente en su parroquia.


Con la rica historia documentada de Belver, si amásemos nuestro pasado y fuésemos rigurosos, no cabría otra opción que levantar el suelo de la iglesia, exhumar otros cadáveres, que sin duda los habrá, y proceder al estudio antropológico que corresponde. Y, por supuesto, enterrar los restos que todavía "andan" por la escombrera.

 

Que tiene conocimiento de que en la iglesia de Belver se están realizando obras y excavaciones, habiendo sido testigo de cómo se despojaba de restos humanos y otros materiales, cuyo destino es desconocido. Toda vez que pudiera tratarse de materiales de importancia para la historia de Belver solicito la intervención de la Justicia de Aragón para que investigue la procedencia de los restos humanos y posiblemente arqueológicos allí encontrados afín de darles el tratamiento adecuado (29 de abril de 1997).

 

El departamento de Educación y Cultura, en cuanto tuvo conocimiento, de forma indirecta, de la aparición de restos antropológicos en unas obras de reparación, cambio de embaldosado, que se estaban realizando en el interior de la iglesia parroquial de Belver de Cinca.


Así, se había efectuado un rebaje en todo el interior de la iglesia, para nivelar adecuadamente el suelo y poner las losas actuales, y se había abierto una zanja para la canalización de la calefacción


Año y medio más tarde los huesos, ocultos por montonadas de escombros, siguen junto al barranco en la finca particular de "Casa Batista", situada en la Partida Sardera. Allí estuvimos comprobando la presencia de algún resto de piedras talladas (atestado instruido en Belver el 31 de octubre de 1998). 

 

Montserrat Robreño ()