Gnosticismo
Zoroastro
Mitra y Mitraismo
Dualismo
Mandeismo
Marción
Clemente de Alejandría
Ireneo de Lyon
Mani o Manes
Prisciliano
Samael Aun Weor
Movimiento Gnóstico Universal
Gnosis
El Pentagrama Esotérico
Volver a Inicio
Google


PDF Imprimir E-mail

 

 

La Gnosis es el conocimiento de una sabiduría trascendental y transformativa que enseña a la humanidad a ver, oír y palpar todas las cosas que hasta el momento se señalaban como grandes misterios y enigmas. La gnosis es una verdadera escuela científica de iniciación en la vida, que persigue una transformación del ser humano, pretende que cada hombre cambie desde sus principios básicos y costumbres, que se convierta en verdadero hombre.

 

La gnosis gnosis en sí pretende que cada hombre tenga un espíritu vasto y lúcido que intente establecer un nuevo orden racional científico en las costumbres generales del Vivir, inspirándose en las leyes inmutables de la naturaleza. El conocimiento de la ciencia gnóstica abarca los cuatro pilares del saber humano: Ciencia, Arte, Filosofía y Mística.

 

La gnosis con un estilo de vida, como una filosofía mística se fundamenta sobre una concepción racional y científica del universo. El gnosticismo aparece en épocas de crisis, de perturbación social y espiritual, como una corriente ideológica importante para que el ser humano alcance una transformación física, psíquica, social y espiritual, que le permita conocerse a sí mismo, conocer sus propios defectos y errores, que lo conducen prematuramente a la vejez, a la tumba, a la desintegración.

 

Esta sabiduría la encontramos en los Misterios de Mitra, de Eleusis, en el Hermetismo, en los Misterios de Dionisio, de Hécate, de la Gran Madre, de Serapis, de Cibeles, de Isis, también en el Orfismo y el Pitagorismo, en los libros egipcios y tibetanos... Cuando el hombre comienza a observarse detenidamente a sí mismo, desde el ángulo de que no es UNO sino muchos, obviamente ha iniciado el trabajo serio sobre su naturaleza interior.

 

La gnosis da la metodología y enseña el "modus operandi" mediante el cual puede uno ser asistido por fuerzas superiores a la mente. En la antigüedad se decía: "Hombre, conócete a ti mismo y conocerás el universo", que se formula con la síntesis de todas las teorías, es el conocimiento superior. Es claro que en esto suelen haber hoy raras excepciones que tenemos que buscar con la linterna de Diógenes; esos casos raros están representados por los hombres verdaderos: Buda, Jesús, Hermes, Quetzacoatl, etc.

 

Más Concreto

 

Gnosis es conocimiento. Protognosis es la Gnosis en estado de dinamismo, acción, impulso. Pregnosis, algo que es y no es Gnosis. Autognosis es el conocimiento gnóstico, propio de sí mismo, la autoconciencia. Nosotros debemos familiarizarnos con todos los aspectos de la Gnosis. Gnostizante es una labor de enseñanza tendiente a promover la Gnosis. Gnosticismo es el estudio de la Gnosis. De todos modos en el libro que se titula "La Doctrina Secreta de Anahuac" hay un capítulo titulado "Antropología Gnóstica", ahí está explicado con detenimiento lo que es la Gnosis; están ahí desglosados los términos gnósticos.

 

La Gnosis tiene 4 columnas: Ciencia, Filosofía, Arte y Religión. Cuando hablamos de Ciencia pensamos en la Ciencia Pura, no en ese podridero de teorías muertas que hoy en día abunda por todas partes. Ciencia Pura como la de la Gran Obra; Ciencia Pura como la de los Alquimistas Medievales; Ciencia Pura como la de un Paracelso, o como la de un Pablo de Tarso.

 

Filosofía: Realmente la Gnosis es una Filosofía, un funcionalismo de la Conciencia; brota de diversas latitudes. Quienes piensan únicamente que la Gnosis tiene su origen en Persia, o en Irak, o en la Palestina, o en la Europa Medieval. La Gnosis es un funcionalismo de la Conciencia, la encontraremos en cualquier Obra India o en cualquier Piedra Arqueológica, etc. Esa es la Antropología Gnóstica; podemos evidenciar la tremenda realidad de que la Gnosis brota por doquier. Hay una gran diferencia entre lo que es la Antropología meramente profana y lo que es la Antropología Gnóstica. Los Antropólogos profanos no son capaces de penetrar en el fondo vivo de los grandes misterios Aztecas, en cambio la Antropología Gnóstica va al fondo. Cualquier Pirámide, cualquier pieza arqueológica, se dirige en última instancia al Ser, quienes se preocupen por su propio Ser interior, tienen que resolverse a disolver al Ego, al Yo pluralizado; indubitablemente rechazar al Ser es ir hacia el Abismo, hacia la Muerte Segunda de la cual se habla en todos los textos gnósticos.

 

El Arte lo hallamos en todas las piezas arcaicas, en todas las piezas antiguas, en las Pirámides y en todos los viejos Obeliscos de Egipto. En el México Antiguo, en los Mayas, en las reliquias arqueológicas de los Aztecas, Zapotecas, Toltecas, etc. Las pinturas de Miguel Angel, los Jeroglíficos de Egipto, en los bajorrelieves antiguos del viejo país de los Faraones, en la China, en los viejos pergaminos de la Edad Media, de los Fenicios y Asirios, etc. Hay dos clases de Arte: primero subjetivo, es el arte que a nada conduce; y existe el Arte Regio de la Naturaleza, el Arte Objetivo, Real, el Arte Trascendental; obviamente tal Arte contiene en sí preciosas verdades cósmicas. Indubitablemente el Arte Gnóstico se basa en la Ley del 7, en la Ley del eterno Heptaparaparshinokh.

 

Cuando se descubre cualquier reliquia, cualquier pieza arqueológica, es más, normalmente se pueden ver ciertas inexactitudes intencionales, pequeñas roturas que casi siempre se atribuye a la pica de los trabajadores. En todo caso cualquier inexactitud dentro de la Ley del 7, a sido colocada intencionalmente, como para indicarnos que allí en aquella pieza o que por medio de esa pieza, se trasmite a la posteridad una enseñanza, una doctrina, una Verdad Cósmica. En cuestión de pinturas lo mismo; la Ley del 7 domina todas esas pinturas, dijéramos antiguas, aztecas, mayas, egipcias, fenicias, etc. Trasmiten precisas enseñanzas. También encontramos pinturas preciosas de grandes enseñanzas, en todos esos viejos cuadros medievales, en las catedrales gnósticas, etc. El Arte Regio de la Naturaleza es un medio transmisor de las enseñanzas cósmicas.

 

En cuestión de Religión, se estudia la religiosidad en su forma más profunda, la Gnosis estudia la Ciencia de las Religiones. Religión verdadera encontramos en toda la Naturaleza. La Gnosis va al fondo religioso, busca el religare, el querer ligar o volver a ligar el Alma con Dios, y esto implica trabajos intensísimos porque tiene uno que eliminar el Yo Psicológico, el mí mismo, sólo así es posible el religare de que nos hablaran los antiguos. La religiosidad que nosotros poseemos es completamente científica, es altamente filosófica, profundamente artística.

 

Busca a la Seidad, a lo Divinal dentro de nosotros mismos, no fuera de nosotros. Sabe que si no descubrimos a Dios dentro de sí mismos, no lo descubriremos en ninguna parte. Se preocupa por auto-conocernos, por la auto-gnosis; cuando uno llega a la auto-gnosis se conoce a sí mismo, conoce al propio Ser Interior, dentro de sí mismo, y este proceso de conocerse en sí mismo, de conocer al propio Ser Intimo, es precisamente la auto-gnosis. Así pues, la Ciencia, la Filosofía, el Arte y la Religión, son las cuatro columnas básicas del Movimiento Gnóstico.