Gnosticismo
Zoroastro
Mitra y Mitraismo
Dualismo
Mandeismo
Marción
Clemente de Alejandría
Ireneo de Lyon
Mani o Manes
Prisciliano
Samael Aun Weor
Movimiento Gnóstico Universal
Gnosis
El Pentagrama Esotérico
Volver a Inicio
Google


PDF Imprimir E-mail

Ireneo de Lyon 

 

Ireneo de Lyon fue discípulo, el mejor de todos, de Policarpo de Esmirna -discípulo, a su vez, del Apóstol San Juan-, obispo de Esmirna, quien le envió a las Galias (157). En Lyon donde se registró una cruel persecución que causó numerosos mártires entre los cristianos, fue ordenado sacerdote y desde el año 177 ejerció allí como presbítero. Fue enviado al Obispo de Roma Eleuterio, para rogarle mediante "la más piadosa y ortodoxa de las cartas", en nombre de la unidad y de la paz de la Iglesia, para que tratase con suavidad a los hermanos montanistas de Frigia.

 

Explicó que al rechazar a los falsos profetas había que acoger el verdadero don de profecía. Pese a rechazar los "excesos carismáticos" y apocalípticos del montanismo, consideró que no se podía prohibir las manifestaciones del Espíritu Santo dentro de las iglesias.

 

Sucedió a Potino en la sede episcopal de Lyon desde el 189 e intervino ante el obispo romano Víctor (190), para que no separara de la comunión a los cristianos orientales que celebraban la Pascua el mismo día que los judíos. No se tiene certeza sobre la fecha de su muerte, pero se estima ocurrió entre el año 202 y el 208.

 

El nombre de San Ireneo está vinculado, sobre todo, a la polémica contra los gnósticos.